Ruta posiciones defensivas de Las Tetas.
Serra d’Espadà (Castelló)

Posiciones defensivas de Las Tetas en la Serra d'Espadà - 00

Posiciones defensivas de Las Tetas.
Serra d’Espadà (Castelló)

Sierra de Espadán, julio de 1938. En plena ofensiva del Levante por parte sublevada, se encuentra la última línea de defensa republicana para proteger la provincia de Valencia y la misma capital, sede, desde noviembre de 1936, del gobierno de la Segunda República Española. Es la llamada Línea XYZ, que se ubica entre los límites de ambas provincias, en un terreno montañoso y agreste, de cimas secas y abrasadas por el sol en esta época del año. En pleno centro del macizo y formando parte de la línea defensiva se encuentran dos cotas de 871 y 875 metros de altura conocidas, por sus formas, con el nombre de “Las Tetas” o “Las Gemelas”.
Las tropas republicanas allí apostadas tienen ordenes de no retroceder, de no abandonar sus posiciones; dichas órdenes del gobierno de Valencia, a través de un Informe redactado por el Jefe de Estado Mayor del Grupo de Ejércitos y enviado a las tropas el 9 de julio de 1938, son claras: “defender a toda costa las posiciones que se les confían, sin pensar en repliegue de ninguna clase, teniendo en cuenta que su resistencia ha de permitir al Ejército de Levante retirarse al amparo de la línea, con lo que dispondrá del tiempo necesario para reorganizar sus Unidades desgastadas”.
Pero a su vez, la toma de estas colinas supone, para el mando sublevado, una de las claves para la posesión total de la sierra y con ello, una puerta abierta hacia la conquista de Valencia. En pleno avance que parece imparable, los sublevados piensan que aquí tampoco serán detenidos. Pero aquí, la resistencia republicana además de ser feroz es efectiva y el avance para las tropas de Franco va a resultar inviable.
Con todo esto, el 10 de julio de 1938 comienza el ataque sublevado con el objetivo de tomar ambas posiciones. Las tropas en el sector son las pertenecientes al Destacamento de Enlace, a cuyo mando se encuentra el teniente coronel García Valiño. El Tercio de Lácar, con el apoyo del Tercio de Montejurra, intentan el asalto de las posiciones republicanas en tres ocasiones. Son rechazados cada vez contando con numerosas bajas al final del día. Hasta el día 18 no se realiza un nuevo intento de asalto por parte del bando sublevado tras concentrar un mayor número de tropas. En esta ocasión, al final del día se ha conseguido tomar una de las dos Tetas, a casi tiro de piedra de la otra.
Esa misma noche del 18 al 19 de julio, el bando republicano lanza una serie de contrataques para recuperar la posición perdida. Estos asaltos los realizan las brigadas mixtas 129 y 207, que defienden la zona y que forman parte del Cuerpo de Ejército A, mandado por el coronel Güemes. En estos asaltos se llega al combate cuerpo a cuerpo por la cima. Al final, las tropas republicanas son rechazadas por la 5ª Bandera de la Legión y el 2º Batallón de San Marcial, apostados en la posición.
Los combates se prolongan durante varios días más, con nuevos intentos por parte republicana de recuperar el terreno perdido en los que se llega de nuevo a los combates cuerpo a cuerpo en la misma cumbre, y durísimos ataques contra las defensas republicanas, por parte sublevada, pero todos ellos fueron repelidos y solo siguieron causando gran número de bajas en ambos bandos.
A partir del día 25 de julio los ataques sublevados empezaron a ser menores hasta casi desaparecer. El gobierno de la República había lanzado la ofensiva del Ebro, con la que se buscaba liberar presión de este frente e intentar volver a unir el terrirorio republicano reciéntemente partido en dos, con la llegada del ejército sublevado al Mediterráneo en Vinaroz. Por este motivo importantes fuerzas del bando sublevado fueron desplazadas a ese sector.
Todavía durante el mes de agosto se vuelven a registrar nuevos intentos republicanos por recuperar la cota perdida, pero también son rechazados.
Tras estos últimos combates, el frente quedó estabilizado en toda esta zona, ocupando cada bando una de las colinas hasta el final de la guerra. Las tropas sublevadas se encontraban detenidas a unos 50 kilómetros de Valencia.

Las posiciones de Las Tetas se encuentran en la Sierra de Espadán, al sur de la provincia de Castelló, en la Comunidad de Valencia. A medio camino de la carretera entre las localidades de Algimia de Almonacid y Alcudia de Veo, existe un pequeño aparcamiento desde donde se accede a ‘La Nevera’. Al otro lado de la carretera sale una pista que asciende la ladera del monte(imagen 1) y que tomaremos hasta una bifurcación en la que hay un letrero de madera indicando el camino al pico de La Rápita(imágenes 2 y 3), el cual sale a la izquierda y el que seguiremos. Un trecho más adelante llegaremos a otra bifurcación que también tomaremos a la izquierda. Siguiendo en esta dirección, encontraremos más adelante, a mano derecha, un camino de acceso a una casa visible a simple vista(imagen 4). Dejando la casa a mano izquierda tomamos el camino que asciende por al lado de esta(imagen 5), el cual nos va a conducir ya hasta la primera Teta. La senda es empinada y nos conduce hasta la cima de La Teta que permaneció en manos republicanas, en la cual no hay ninguna fortificación y desde la que ya se observa a escasa distancia La Teta del bando sublevado. Seguiremos el camino que desde aquí desciende a un cercano collado entre ambas colinas. Continuando la marcha deberemos estar pendientes para tomar una pequeña senda, a mano derecha, que asciende, por una pendiente también bastante empinada, hacia la segunda Teta(imagen 6). Esta es la que fue tomada y mantenida del lado sublevado y que se fortificó debido a la vulnerabilidad a la que estaba sometida bajo el fuego republicano.
Desde el principio de la ruta, este camino está marcado con los colores de señalización de senderos blanco y amarillo (sendero de pequeño recorrido), hasta la última bifurcación que sube a la segunda Teta.
Como curiosidad se puede observar, en el techo de uno de los búnkeres de La Teta sublevada, la inscripción realizada por alguno de sus constructores que, con gran ironía reza: “Viva la muerte a los 95 años”.

Dani García

Más información sobre esta ruta aquí.


Ir a Rutas y Visitas

Crónica “Burdin Hesia Ugaon” VI. Historia Astea /
VI Semana Histórica “Cinturón de Hierro en Ugao”

2º año del glorioso movimiento, después de la victoriosa ruptura del Cinturón de Hierro por parte de nuestros compañeros del tercio, nos dirigimos a la toma del pueblo de Miravalles, donde nos han informado los baserritarras cercanos, se encuentra un batallón guipuzcoano, el “Loyola”.
Después de entrar en el pueblo y encontrarlo libre de tropas enemigas y con la población huida al ser zona de combate, decidimos ir hacia el monte, donde intuimos que podrían encontrarse los gudaris. Siguiendo las indicaciones del teniente y con el cristoforo con nosotros, emprendimos el ascenso dispuestos a luchar hasta el fin, cuando de repente oímos una fuerte explosión, en ese momento nos paramos pensando que podría ser nuestra artillería o alguna granada; al ver que no seguían otras explosiones a la anterior, proseguimos la marcha, empezamos a oír voces y una discusión y fuimos subiendo lentamente, para cogerlos por sorpresa.
De repente oímos una 2ª explosión y a la orden del teniente, asaltamos la posición, los dos gudaris que discutían huyeron, perseguidos de cerca de dos compañeros mientras que el resto nos quedábamos rodeados de una gente extraña que se encontraba allí. Por lo que pudimos saber, se trataban de “turistas”, y que era una cosa “normal” subir al monte en fin…, el caso es que nos presentamos explicándoles quienes éramos y como nos vestíamos (cara a que cuando bajaran, supieran a quien tenían en frente y saber que estaban a salvo).
Mientras ocurría todo esto, interrogué a dos mujeres que se hallaban con el grupo y pude saber que toda esta congregación comenzó su viaje en el pueblo, donde les pusieron al cargo de la situación (la caída de Bilbao) y que no se asustaran por si oían alguna explosión, de repente sonó una sirena antiaérea y, junto a un grupo de lugareñas, se fueron del pueblo para evitar el ataque aéreo. Entonces subieron al monte buscando la protección del bosque y fue cuando dieron con el bunker, momento en el cual oyeron la fuerte explosión que nosotros también alcanzamos a oír mientras subíamos; de una zona cercana, les salieron al paso dos gudaris (al parecer zapadores), tosiendo y discutiendo sobre que si se había pasado con la carga de dinamita a la hora de hacer una construcción. Como es normal, estos como nosotros después, se sorprendieron de ese gentío y hasta les quisieron hacer trabajar, para poder frenar nuestro imparable avance por las vascongadas!!!, pero al enseñarles otra explosión atacamos, abortando sus intentos y poniéndolos en fuga.
El teniente, decidió seguirles la pista por otro camino, como preocupación mandamos a Garmendia a que explorase la zona y así evitar posibles emboscadas, este nos informó que vio otra vez a ese grupo tan pintoresco de gente en otro bunker junto con un par de gudaris.
Les estuvo espiando y pudo averiguar sus técnicas de construcción de bunkers y del armamento que tenían, después de las explicaciones se fueron hacia otro bunker por lo que pudo oír y volvió a nuestra zona a informarnos. Con toda esa información que teníamos, nos preparamos para asaltarles con granadas y tomarles la posición, así que avanzamos por una trinchera que parecía haber sido abandonada recientemente y nos acercamos al máximo.
Al oír tiros y creyendo que nos habían visto atacamos con granadas de mano, pero de repente nos increparon que porque atacábamos por ese lado!!! Habrase visto, decirnos el enemigo por donde atacar!!! Después de un poco de discusión, el teniente les indicó que debían girar el bunker hacia nuestra zona o no los atacaríamos hasta que lo hicieran. Ante nuestra negativa a atacar en ese momento, nos dijeron para jugárnosla a una partida de mus y accedimos, a sabiendas de que los compañeros Daniel y Zenekorta eran los campeones de su pueblo y en varios cercanos.
Según nos comentaron estos gudaris, en el pueblo se iba a proceder a una triste acción, la evacuación de los niños hacia Inglaterra para impedir que caigan en nuestras manos…como si no les fuésemos a educar en los buenos y cristianos valores!!!
Al final nos juntamos tanto nosotros como los gudaris y nos despedimos de los turistas… también decidimos proseguir con nuestro avance más tarde.

Mario Luque

Ir a Eventos

Ruta trincheras del monte San Pedro de Beratza.
Uzkiano (Araba)

Trincheras en San Pedro de Beratza - 01

Trincheras
San Pedro de Beratza (Araba)

San Pedro de Beratza es un monte perteneciente al municipio de Amurrio (Araba) de apenas 710 metros de altitud. El lugar fue escenario de duros combates durante la guerra civil, prueba de ello es la profusión de trincheras que lo jalonan y que sirvieron de protección con mayor o menor fortuna a requetés y milicianos. Además de atesorar las citadas trincheras San Pedro de Beratza, regala a nuestros sentidos un paisaje natural espectacular donde el valle de Arrastaria y la sierra Salvada se erigen como protagonistas indiscutibles.
Para llegar hasta las trincheras se puede partir de la cercana población de Uzkiano, tomaremos la carretera de Oiardo que pronto, a la llegada de un caserío situado junto a una laguna, deviene en pista de tierra, esta pista no la abandonaremos en todo el trayecto. Primero entre campas dejando a nuestra derecha las antenas del monte Txibiarte (697 m), para más tarde aparecer a nuestra izquierda un pinar. Aviso importante es que, en algunos tramos, el camino se vuelve impracticable sobretodo en los meses de mayores precipitaciones, debido a su continuo uso para labores agropecuarias con el trasiego de tractores y demás maquinaria agrícola. Esto se puede solventar utilizando un sendero que transcurre en la linde del pinar paralelo a la pista.
El primer grupo de trincheras que podemos visitar es claramente visible una vez nos hallemos próximos a San Pedro, puesto que en fechas recientes han sido excavadas y acondicionadas por un grupo de arqueólogos de la UPV dirigido por el arqueólogo e investigador Xurxo Ayán, en cuyo equipo trabaja Xabier Herrero, miembro de Lubakikoak.
Y decimos que es visible debido a los sacos de arpillera colocados en la trinchera a modo de parapeto, emulando a aquellos que la coronaban durante el conflicto. Cuenta también con un nido de ametralladora de hormigón sin tapa donde podemos observar las huellas de un impacto artillero que a buen seguro lo desmanteló.
Para continuar con la visita debemos dirigir nuestros pasos hacia la cima del monte, justo cuando el terreno comienza a ascender, nos encontramos con una galería en mina excavada por las milicias gubernamentales de unos 40 metros de largo para refugiarse de los ataques artilleros y aéreos, así como para guardar municiones de todo tipo. Una vez dejamos la entrada de la galería, proseguimos con la ascensión y prácticamente en la cumbre nos topamos con una nueva línea de trincheras, asimismo excavadas, que dispone de pequeños refugios para una o dos personas y varios pozos de tirador.
Desde prácticamente el comienzo de la sublevación, requetés alaveses se hacen con el dominio de las alturas del monte San Pedro, Sobrehayas y de Txibiarte, monte muy cercano al primero. En agosto de 1936, tiene lugar en Txibiarte, una primera escaramuza entre ambos bandos cuando un grupo de milicianos locales mal armados tratan de despejar dichas alturas, el asunto se tuerce desde un principio para ellos y los requetés, reforzados moralmente por esta pequeña victoria, continúan siendo los dueños de la situación.
A principios de diciembre de 1936, los republicanos atacan tratando de tomar los citados montes, este ataque se encuadra dentro de la gran ofensiva que pasaría a la posteridad como la Batalla de Villarreal. Entre el 5 y el 11 de diciembre participan en los combates batallones como el Bakunin (CNT), UGT Nº 3, Amaiur (PNV) o el Leandro Carro (PC)… Frente a ellos, requetés de la 4ª y 7º Compañías de Álava y soldados del de caballería Numancia. Al finalizar los combates el día 11, los republicanos habían conseguido afianzar posiciones avanzadas en San Pedro.
A partir de entonces serán los batallones de la 5ª Brigada los encargados de guarecer la plaza, la brigada estaba compuesta de tres batallones: Araba (PNV), Leandro Carro (PC) y Bakunin (CNT).
En mayo, el Bakunin y el Araba son sustituidos por el ugetista Jean Jaures y el Meabe I (PSE) o el Castilla (JSU), a los que se suman el ANV I y el Karl Liebknecht (PC)
Entre el 26 y el 31 de mayo de 1937 estos batallones participarán en los combates librados en el sector, por iniciativa del bando sublevado, y que a la postre conseguirán desalojar definitivamente a las tropas republicanas.
Esta ruta es un paseo apto para toda la familia que no entraña dificultad y que permite disfrutar a un tiempo de la historia y de la naturaleza.

Sergio Balchada



Ir a Rutas y Visitas

Crónica de la “Burdin Hesia Ugaon”. V Historia Astea /
V Semana Histórica del “Cinturón de Hierro en Ugao”

La mañana del 19 de junio miembros de la asociación se desplazaron hasta Ugao (Bizkaia), para participar un año más en las jornadas sobre el Cinturón de Hierro organizadas por la asociación Burdin Hesia Ugaon – El Cinturón de Hierro en Miraballes. Este año se han celebrado las quintas jornadas.
Además de charlas y exposiciones, se celebra una visita guiada a los restos que se conservan de la gigantesca línea defensiva que pretendía detener el avance de los sublevados casi a las puertas de Bilbao. Una visita guiada teatralizada en la cual, los visitantes van accediendo a los diferentes fortines recuperados por la asociación Burdin Hesia Ugaon – El Cinturón de Hierro en Miraballes, ocupadas por recreadores caracterizados como gudaris, milicianos, falangistas, requetés, tropas regulares y soldados de infantería.
Los asistentes pudieron disfrutar de la historia de un modo sencillo, ameno y divulgativo; conocer de primera mano la uniformidad de las diferentes unidades recreadas y la vida que a nuestros abuelos les aguardaba en las trincheras. La tensión entre ambos bandos (aunque también dentro del leal a la república) se mascaba en el ambiente y al final ésta desembocó en una pequeña escaramuza que arrancó los aplausos de los asistentes.
Ya de regreso al casco urbano de Ugao, el guía de esta singular visita fue desgranando sus conocimientos sobre los caseríos de la zona y acerca de la caída del formidable cinturón que protegía la capital vizcaína.

Sergio Balchada

Ir a Eventos

Ruta lomas atrincheradas de Caspe (Zaragoza)

Lomas atrincheradas de Caspe - 01

Lomas atrincheradas
Caspe (Zaragoza)

En el año 2005 el ayuntamiento de Caspe (Zaragoza) emprendió la recuperación y señalización de las trincheras de la Guerra Civil excavadas en el área conocida como Plana de Pilón, junto al río Guadalope, a dos kilómetros del casco urbano de Caspe en dirección a la población de Chiprana siguiendo la carretera A-221.
Datan de 1937 y 1938 y allí brigadistas internacionales combatieron duramente en su defensa entre el 15 y 17 de marzo de 1938 frente a batallones del Cuerpo de Ejército Marroquí. Estas defensas se extienden unos 300 metros en zigzag a ambos lados de la carretera. Presentan diferentes nidos de ametralladoras así como también galerías de hormigón enterradas que comunican algunos de estos nidos entre si y que protegen del fuego enemigo a los defensores. A lo largo de las posiciones se han instalado diversos paneles explicativos sobre su construcción e historia.
Más la historia de Caspe durante este período es harto interesante puesto que la CNT creo en dicha población la sede del Consejo Regional de Defensa de Aragón que funcionó de modo autónomo hasta que en el verano de 1937 el gobierno republicano lo derogó y se hizo con el control del territorio.

Sergio Balchada




Más información sobre esta ruta aquí.

Ir a Rutas y Visitas

Crónica de la “Burdin Hesia, Ugaon” IV Historia Astea / IV Semana Histórica del “Cinturón de Hierro en Ugao”

Entre el 7 y el 14 de junio se celebraron las IV Jornadas del Cinturón de Hierro en Ugao/Burdin Hesia, Ugaon IV Historia Astea; una semana repleta de conferencias y visitas guiadas teatralizadas a los restos que atesoran en Ugao-Miravalles del muro defensivo que pretende frenar en seco al ejército que se ha sublevado contra la República y amenazaba con tomar Bilbao.
Tanto el día 7 como el 4 la asociación Burdin hesia Ugaon-El Cinturon de Hierro en Miraballes con la inestimable colaboración del grupo de teatro de Ugao y la asociación Frentes de Euzkadi organizaron y coordinaron sendas visitas guiadas teatralizadas en las que algunos miembros esta casa tuvo oportunidad de participar.
Desde una perspectiva amena y divulgativa los asistentes a las visitas pudieron aproximarse al conocimiento de la historia más reciente de aquellos azarosos días siguiendo las peripecias de una avanzadilla del Batallón Flandes Nº3 y un desafortunado prisionero que viene de volar el puente de la villa, precisamente para dificultar el paso de éstos. Sin abandonar la senda el humor y haciendo partícipes de las vicisitudes del grupo a los más pequeños que asisten como público la mañana se va deslizando poco a poco entre sonrisas hasta rematar en la casa de cultura de la villa con un sentido homenaje a las dos víctimas locales habidas tras el bombardeo sufrido el 14 de junio de 1937.
Pero antes todavía resta tiempo para escenificar una pequeña escaramuza entre la avanzadilla del Flandes y la segunda Compañía Lartaun, segunda ,del batallón Loiolareforzada por algunos efectivos del MAI Irrintzi que guarnecen las posiciones vascas. La pequeña representación bélica hizo las delicias de las cerca de 230 personas que se acercaron a disfrutar de la jornada y a aprender un poco de su historia más cercana.
No resta mas que agradecer la acogida y buen trato que recibieron nuestros chicos por parte de la asociación Burdin hesia Ugaon-El Cinturon de Hierro en Miraballes y del colectivo Frentes de Euzkadi.

Sergio Balchada

Ir a Eventos