Amaos los unos a los otros,
12 de agosto de 1936

Amaos los unos a los otros

Amaos los unos a los otros.
Publicado en La Libertad, el 12 de agosto de 1936

Chiste gráfico Amaos los unos a los otros, por Bluff, seudónimo de Carlos Gómez Carrera, publicado en La Libertad el 12 de agosto de 1936. Esta viñeta satiriza el posicionamiento y la participación de la iglesia y de las esferas religiosas, desde el primer momento, en la sublevación y posterior Guerra Civil Española.
Aunque había parte del bando republicano que había luchado contra la iglesia y el poder que ostentaba antes del conflicto, es bien cierto que muchos de los que permanecieron del lado de la República también eran católicos, creyentes e incluso miembros de esa misma iglesia, a los que, los dirigentes y muchos de los integrantes del clero, abandonaron, delataron y persiguieron contribuyendo o permitiendo su represión.
La de Bluff fue una firma asidua de la prensa humorística de Madrid. Durante su prolífica carrera dibujó para títulos como Macaco, Gutiérrez, Buen Humor, y en revistas como Estampa o Nuevo mundo. Llegada la Segunda República, también lo hizo en el semanario ¡PUM!, “Portavoz del humorismo republicano”. La guerra comenzó mientras Bluff era dibujante fijo en el diario madrileño La Libertad. En este periódico trabajó hasta finales de 1936 para, durante la guerra, colaborar ya desde Valencia, con publicaciones republicanas como Adelante, La Correspondencia de Valencia y La Traca. Encarcelado tras la contienda, trabajó para intentar reducir su condena en el periódico de prisiones Redención, donde su humor e ironía eran seguidos por multitud de presos, algo que no pasó desapercibido para sus carceleros y los que le habían condenado.
Por la viñeta mostrada aquí, y por otras muchas caricaturas y chistes gráficos que Bluff firmó durante su trayectoria profesional, tristemente y dando prueba del nivel de ajuste de cuentas y venganza existente tras la contienda, Carlos Gómez Carrera, un dibujante, un artista, un humorista, fue fusilado en Paterna (Valencia) en 1940.

Dani García


Ir al Índice de Documentos de época

Los crímenes de Franco en Euskal Herria.

1936-1940

Los crímenes de Franco en Euskal Herria. 1936-1940
Iñaki Egaña
Txalaparta, 2009

Más de seis mil vascos fueron ejecutados por los seguidores de Franco en los años posteriores al golpe de Estado de 1936. Detrás de esta escandalosa cifra se esconde una de las mayores tragedias del mundo moderno. Desamparados, vilipendiados durante el franquismo, un manto de olvido se ciñó sobre las víctimas, sus familias y sus ideales. Hasta hace bien poco. Por vez primera, gracias a las investigaciones más recientes, todos estos hombres y mujeres han salido a la luz y han recuperado su protagonismo. No solamente ellos, sino las circunstancias de sus detenciones y fusilamientos, los nombres de los verdugos que ejecutaron las directrices de Franco, los métodos para la implantación del terror, las complicidades, la represión específica sobre la mujer, la cárcel… Esta obra ofrece todos los detalles de semejante villanía, los desmenuza y, finalmente, los interpreta. Imprescindible para conocer lo más avieso del régimen franquista.

Ir al listado alfabético

Crónica del “Fusilatuen omenaldia / Homenaje a fusilados” en Busturia

El pasado domingo 2 de agosto, fue organizado, por el Ayuntamiento de Busturia (Bizkaia), un homenaje a los fusilados busturiarras durante la Guerra Civil, con la colaboración de la Fundación Sabino Arana. Miembros de Lubakikoak, junto con otros recreadores, tuvieron el honor de ser invitados para rendirles homenaje.

Crónica del evento:
Quedamos con el resto de compañeros de jornada en un punto intermedio, para una vez todos juntos, dirigirnos a Busturia. Al llegar a la zona de la iglesia, donde se realizaba el homenaje, llegó nuestro enlace con el ayuntamiento, recogimos nuestros enseres y fuimos hacia el cuarto que nos habilitaron para prepararnos. Antes de uniformarnos, fuimos a la plaza que esta enfrente de la iglesia y nos indicaron en que consistiría el homenaje, cual seria nuestra labor y nuestra ubicación.
Ya con la información necesaria, nos cambiamos y esperamos a que comenzara la misa, momento en el cual salimos para ponernos en nuestra posición y esperamos. Con el final del servicio litúrgico, comenzaron a salir los familiares y personas que quisieron asistir a la misa, al vernos, muchos se sorprendieron, ya que desconocían todos que participaríamos en el homenaje.
Los familiares agradecieron nuestra presencia y alguno de los presentes se emociono, ya que como descubrimos después para nuestro agrado, eran veteranos gudaris (entre ellos un excombatiente que luchó en la batalla de Sollube y que nos contó todas sus vivencias en esos difíciles momentos).
Después de que los familiares pusieran flores y velas por sus seres queridos en unas fotos, hubo otras actividades (un breve discurso de una edil del ayuntamiento, de los familiares que asi lo quisieron y la izada de la ikurriña por parte de Josu Erkoreka y Juan mari Atutxa). Mientras sucedia la izada de la ikurriña, nos dispusimos en presenten armas, como corresponde a cualquier gudari que se precie al ver su enseña ondeando.
Una vez realizado ese acto, acudimos aún al siguiente punto del acto, que era rendir honores en el monolito cercano, no sin antes parar de camino a este, en una pequeña ermita para que los familiares pudieran dejar allí, los que quisieran, sus velas y ramos de flores.
Retomamos de nuevo el camino, llegando al monolito rápidamente, para una vez allí volver a homenajear a los vecinos que fueron ejecutados en la contienda y después de esta. Una vez acabado el acto, volvimos hacia nuestra zona habilitada para cambiarnos y asi dar por finalizada, nuestra humilde aportación a un día tan emotivo como ese.

Mario Luque

Fotografías de Josu Erkoreka