Amaos los unos a los otros,
12 de agosto de 1936

Amaos los unos a los otros

Amaos los unos a los otros.
Publicado en La Libertad, el 12 de agosto de 1936

Chiste gráfico Amaos los unos a los otros, por Bluff, seudónimo de Carlos Gómez Carrera, publicado en La Libertad el 12 de agosto de 1936. Esta viñeta satiriza el posicionamiento y la participación de la iglesia y de las esferas religiosas, desde el primer momento, en la sublevación y posterior Guerra Civil Española.
Aunque había parte del bando republicano que había luchado contra la iglesia y el poder que ostentaba antes del conflicto, es bien cierto que muchos de los que permanecieron del lado de la República también eran católicos, creyentes e incluso miembros de esa misma iglesia, a los que, los dirigentes y muchos de los integrantes del clero, abandonaron, delataron y persiguieron contribuyendo o permitiendo su represión.
La de Bluff fue una firma asidua de la prensa humorística de Madrid. Durante su prolífica carrera dibujó para títulos como Macaco, Gutiérrez, Buen Humor, y en revistas como Estampa o Nuevo mundo. Llegada la Segunda República, también lo hizo en el semanario ¡PUM!, “Portavoz del humorismo republicano”. La guerra comenzó mientras Bluff era dibujante fijo en el diario madrileño La Libertad. En este periódico trabajó hasta finales de 1936 para, durante la guerra, colaborar ya desde Valencia, con publicaciones republicanas como Adelante, La Correspondencia de Valencia y La Traca. Encarcelado tras la contienda, trabajó para intentar reducir su condena en el periódico de prisiones Redención, donde su humor e ironía eran seguidos por multitud de presos, algo que no pasó desapercibido para sus carceleros y los que le habían condenado.
Por la viñeta mostrada aquí, y por otras muchas caricaturas y chistes gráficos que Bluff firmó durante su trayectoria profesional, tristemente y dando prueba del nivel de ajuste de cuentas y venganza existente tras la contienda, Carlos Gómez Carrera, un dibujante, un artista, un humorista, fue fusilado en Paterna (Valencia) en 1940.

Dani García


Ir al Índice de Documentos de época

Crónica de las VII Jornadas “La Batalla del Jarama”

El pasado fin de semana del 4 y 5 de marzo se celebró, dentro de las VII Jornadas de La Batalla del Jarama en Morata de Tajuña (Madrid), la cita recreacionista anual en la que se rememoran los combates acaecidos durante esta dura batalla de la Guerra Civil Española, de la que este año se cumple el 80 aniversario.
En esta ocasión Lubakikoak acudió a la cita junto a los amigos de Frentes de Euzkadi y otros voluntarios. Se nos asignó recrear la 24ª Brigada Mixta del Ejército Popular de la República.
La jornada comenzó con el museo viviente en la plaza de Morata de Tajuña en el que ambos bandos formaron y mostraron la vida cotidiana de las tropas durante la contienda.
Tras unas gachas muy ricas preparadas por el Grupo Social de Mujeres de Morata de Tajuña y otras ricas lentejas a modo de rancho preparadas por la organización, nos dirigimos a la zona de recreación de los combates.
Apostadas en una colina que dominaba la zona, las tropas republicanas se encontraban alerta en sus posiciones. En ese momento, y a la hora convenida, el bando sublevado comenzó la ofensiva para la toma de dicha colina. El avance fue duro bajo el fuego republicano y por lo escarpado del terreno pero consiguieron tomar las posiciones más bajas del enemigo, haciendo a este replegarse hacia la cima. Allí, tras reorganizarse, el bando republicano lanzó el contraataque colina abajo, desalojando de nuevo al enemigo de las posiciones perdidas tras el primer embate. Pero el bando sublevado estaba decidido a tomar aquella colina y, lanzando otro duro asalto, consiguió llegar de nuevo a las posiciones en liza. Para entonces las tropas republicanas no estaban dispuestas a ceder de nuevo el terreno y se entabló un choque cuerpo a cuerpo en el que ambos bandos tuvieron muy graves pérdidas sin conseguir ningún avance significativo. La lucha había terminado dejando el terreno sembrado de caídos en combate.
Tras la recreación, ambos bandos se saludaron y llegó el momento de la celebración con unos merecidos tragos en el pueblo. Tras ellos se celebró la acostumbrada y muy buena cena en el Mesón El Cid, donde también se encuentra el impresionante Museo de La Batalla del Jarama.
Una vez más, un muy buen fin de semana con los amigos de recreaciones en el que intentamos rendir un homenaje a todos los que durante esta batalla lucharon, sufriendo las duras condiciones y combates, siendo heridos o perdiendo la vida.

Dani García

Ir a Eventos

VII Jornadas La Batalla del Jarama


Como todos los años, ya ha llegado la cita de las Jornadas “La Batalla del Jarama”, en Arganda del Rey y Morata de Tajuña (Madrid). Esta séptima edición es, si cabe, más especial pues se rememora el 80 aniversario de la batalla, que tuvo lugar entre el 6 y el 27 de febrero de 1937.
La Asociación Tajar y la Asociación Frente de Madrid, junto a los ayuntamientos de Arganda del Rey y Morata de Tajuña, han organizado unas jornadas de homenaje, memoria y conociminento.
Los actos organizados este año de aniversario, además de la recreación de combates del día 4 de marzo junto al acostumbrado museo viviente a cargo de los recreadores, cuentan con muchas actividades como conferencias, visitas guiadas a las zonas de los combates y excavaciones arqueológicas, proyecciones de documentales.
La Batalla del Jarama es considerada como uno de los más cruentos enfrentamientos de la Guerra civil Española y ocasionó millares de bajas en ambos bandos. Asaltos a la bayoneta, heroícas resistencias para mantener las posiciones, duros bombardeos de la artillería y la aviación, uso en masa de medios blindados y duelos aéreos, se dieron cita en esta batalla. El bando sublevado, en su intento de aislar completamente la asediada capital del resto del territorio republicano, chocó con la tenaz resistencia de los estos para no perder la última vía importante de comunicación que proveía a Madrid de refuerzos y suministros, además de alimentos, que era la carretera de Valencia. El resultado tras la batalla fue un estancamiento del frente, quedando este casi en su situación inicial, salvo en la toma de ciertas posiciones por parte sublevada que les permitían tener la carretera bajo el alcance de su artillería. El bando republicano desvió dicha ruta más al norte y la capital consiguió mantener su comunicación abierta hasta el final de la guerra.




Nosotros si que entramos en Madrid,
27 de noviembre de 1936

Nosotros si que entramos en Madrid

Nosotros si que entramos en Madrid
Publicado en La Lucha de Clases, el 27 de noviembre de 1936

Chiste gráfico publicado en el semanario socialista vasco La Lucha de Clases, convertido en diario durante la Guerra Civil Española. Publicación editada en Bilbao desde 1894 y en cuyas páginas colaboraron firmas tan notables como Pablo Iglesias, Miguel de Unamuno o Indalecio Prieto. Fue dirigido por importantes figuras del socialismo vasco como Valentín Hernández Aldaeta, Luis Araquistáin o Tomás Meabe entre otros.
El último número de este diario fue publicado el 16 de junio de 1937, durante los días de la caída definitiva del Frente Vasco.
En la viñeta, publicada el 27 de noviembre de 1936, aparecen dos aviadores alemanes descendiendo en paracaídas hacia una ciudad, supuestamente derribados sobre Madrid. El objetivo del bando sublevado desde el principio de la guerra era tomar rápidamente Madrid y con esto, asestar un duro golpe al gobierno de la República y también a la moral del bando enemigo. Además, si la capital hubiera caído tan pronto, podría haber acortado significativamente la duración de la guerra. Con este pensamiento, los líderes sublevados, se jactaban de que pronto podrían entrar en la ciudad con sus tropas. Se desencadenaron sucesivas ofensivas para la toma de la urbe pero todas fueron detenidas y rechazadas por la férrea resistencia de las tropas republicanas y por el aguante y capacidad de sufrimiento de sus habitantes. A la vista de que Madrid resistía, las profecías y anuncios de una rápida caída de la ciudad que hacían y habían hecho los sublevados se convirtieron, en el lado republicano, en una cuestión de permanente mofa, al menos en estos primeros meses de guerra. Es lo que podemos ver en este documento: un chiste gráfico burlándose de las palabras y partes oficiales del adversario.
Lamentablemente, nada ha podido encontrar el que redacta esta pequeña reseña acerca del autor de este chiste gráfico, aún después de una exhaustiva búsqueda de información al respecto. La firma, que podría ser apellido o pseudónimo, parece indicarnos el texto “Arguelles“, o algo similar. Por ello, desde aquí, pido colaboración para terminar correctamente esta reseña, pudiendo mostrar en nombre y apellidos del artista, así como su historia y su destino después de la derrota en la guerra. Solicito, a quien pudiera tener información al respecto, se ponga en contacto con la Asociación Lubakikoak a través del formulario que aparece en la sección de Contacto de esta página.
De todos modos se quiere rendir un homenaje a este artista por su humor y sus trazos, con los que conseguiría, seguramente la sonrisa, sino la carcajada de cuantos lectores, defensores y combatientes del bando republicano, tuvieran la ocasión de haber tenido entre las manos este número de La Lucha de Clases.

Dani García


Ir al Índice de Documentos de época

Crónica de las VI Jornadas sobre “La Batalla del Jarama”

Durante el pasado fin de semana del 12 y 13 de marzo, Lubakikoak ha participado en las VI Jornadas de la Batalla del Jarama, en Morata de Tajuña (Madrid). Este evento es organizado todos los años por nuestros amigos de la Asociación Frente de Madrid junto con la Asociación Tajar y una vez más han contado con nosotros, en el 79 aniversario de la Batalla. En la recreación participamos como miembros de la 70 Brigada Mixta republicana, procedente de las milicias anarquistas.
La mañana comenzó, como el año pasado, con un museo viviente por parte de los recreadores en la plaza del pueblo, para ofrecer a los paisanos y visitantes una imagen de la organización, uniformidad y equipamiento de los dos bandos.
Tras comer un buen rancho en la plaza, nos dirigimos a la recreación de los combates. En esta ocasión, la acción recreaba el asalto de las tropas republicanas a las posiciones sublebadas en la base y la ladera de una loma. Asalto que tras tomar un par de posiciones haciendo retroceder a sus ocupantes, era rechazado por las tropas defensoras desde sus últimos puestos. Inmediatamente, el bando sublevado aprovechó la retirada republicana para lanzar un contrataque que acababó con un cruel combate cuerpo a cuerpo en las primeras posiciones tomadas por los republicanos.
Acabada la acción, todo se saldó con unas formaciones de tropas y los típicos saludos y abarazos finales entre los dos bandos.
Después de la recreación, unos amigos de Madrid nos llevaron hasta el monumento a las Brigadas Internacionales, en una colina cercana. Allí en la cima, nos mostraron las trincheras, galerías y refugios, actualmente objeto de una excavación arqueológica. Muchas gracias por este privilegio de visita guíada.
Terminamos el sábado con una excelente cena en el mesón El Cid de Morata, junto a los demás recreadores y acompañantes, en muy buena compañía.
En todo este viaje, nos acompañó nuestro invitado Aitor Miñambres, del Museo Memorial del Cinturón de Hierro en Berango (Bizkaia). Muchas gracias y un placer, compañero.
También queremos agradecer públicamente a la asociación Frente de Madrid su hospitalidad, así como al resto de compañeros de los demás Grupos y Asociaciones. Hasta pronto, camaradas.

Ir a Eventos

La Guerra Civil en la Ciudad Universitaria

La Guerra Civil en la Ciudad UniversitariaFernando Calvo González Regueral
Ediciones La Librería, 2012.

La que estaba llamada a ser una de las ciudades universitarias más bellas y prometedoras del mundo, se convirtió, por una broma macabra del destino, en el peor “campus” de batalla de la Guerra Civil española. Durante casi dos años y medio, las armas aplastaron aquí a las letras, las trincheras levantaron la piel de modernas instalaciones deportivas y bellos jardines, y las botas de recios soldados atronaron por las galerías, pasillos y aulas de unas facultades concebidas para ser el espejo de una España mejor: Arquitectura, Filosofía, Agrónomos, Medicina…, dejando a su paso un reguero de muerte y destrucción. Pasados tantos años y tantos libros sobre la contienda, nunca una obra se había planteado el reto de intentar al menos una historia global de lo que aquí ocurrió durante esos tremendos meses y de la paradoja que representó tener una guerra de posiciones tan cruda como la de la Gran Guerra a las puertas de la capital de España.

Ir al listado alfabético