Crónica del Homenaje a los gudaris guipuzcoanos enterrados en Gernika

El pasado día 17 de junio se celebro un acto de homenaje organizado por la Diputación Foral de Gipuzkoa a los 82 gudaris guipuzcoanos enterrados en la fosa común del cementerio de Zallo de Gernika-Lumo.
El acto ha reunido a 300 personas en el cementerio de Gernika-Lumo, entre las que se encontraban Markel Olano, Diputado foral de Gipuzkoa, han tomado la palabra también el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y el alcalde de Gernika-Lumo, José María Gorroño, el presidente de Sabino Arana Fundazioa, Juan Mari Atutxa entre otras autoridades.
Las investigaciones han determinado que la mayoría de gudaris pertenecían a los batallones Loiola, Amaiur, Itxarkundia y Saseta, cuyo origen estaba en Gipuzkoa. Tras la toma de Irún y la conquista del resto del territorio por los franquistas, establecieron sus cuarteles en Gernika-Lumo. Los cuatro batallones pertenecían a EAJ/PNV. Durante la contienda fueron enterrados varios de ellos en diferentes nichos en el cementerio de Gernika. No obstante, en la misma fosa también hay gudaris de otros batallones, así como de otras filiaciones políticas (CNT, EAE/ANV y ELA/STV).
En 1947, el alcalde de entonces ordenó desenterrarlos y que fuesen expulsados del cementerio, el empleado del cementerio Julián Elorrieta, sin embargo, desobedeció la orden y los enterró en una fosa común dentro del cementerio permaneciendo en el anonimato desde entonces. Finalmente, La investigación iniciada en el año 1995 por los compañeros de Gernikazarra Historia Taldea permitió localizar los restos permitiendo realizar un merecido homenaje 80 años mas tarde.
Cómo ya se ha citado, son 82 los gudaris enterrados en dicha fosa común, en su mayoría guipuzcoanos, provenientes de 28 localidades del territorio: Antzuola, Aretxabaleta, Arrasate, Bergara, Eskoriatza, Oñati, Eibar, Elgoibar, Deba, Soraluze, Azkoitia, Azpeitia, Zestoa, Getaria, Zarautz, Zumaia, Legazpi, Urretxu, Zumarraga, Donostia, Gabiria, Errenteria, Pasaia, Astigarraga, Andoain, Hernani, Usurbil y Hondarribia.
En el homenaje, también han participado una sección de gudaris de Euzko Gudarostea representados por los grupos de Recreación Frentes de Euzkadi, Museo Cinturón de Hierro de Berango y Lubakikoak.

Ion Ibarguengoitia

Fotografías de Mauro Saravia


    Fuente

  • Gernikazarra Historia Taldea.

Ir a Eventos

El día en que murió Guernica

El día en que murió Guernica
Gordon Thomas y Max Morgan-Witts
Plaza & Janés, 1977

El día en que murió Guernica es un documento humano conmovedor, un relato basado en las declaraciones de quienes vivieron los hechos. Los lectores seguirán, emocionados, los pasos de los protagonistas, todos los cuales amaban Guernica a su modo. La obra es también la historia de la Legión Cóndor, lo más selecto de las Fuerzas Aéreas alemanas, enviadas a España con objeto de prepararse para la inminente gran conflagración. En las últimas cuatro décadas, Guernica ha simbolizado los terrores de la guerra.
“Se bombardean los edificios. Los civiles salen a las calles. Después los ametrallan los cazas. La gente vuelve a los edificios, que son bombardeados de nuevo, y así sucesivamente.” Esta es en síntesis la técnica de la blitzkrieg, experimentada por primera vez en Guernica por la Legión Cóndor, el 26 de abril de 1937. Los autores emplearon 27 meses en investigar los hechos que motivaron el primer bombardeo a una poblacion civil. ¿Dónde aprendieron los alemanes sus técnicas bélicas de exterminio? Parece evidente que fue en España, durante la guerra civil. Guernica era el punto clave para comprender el sistema de ataque que Wolfram Von Richthofen, jefe del Estado mayor de la Legión Cóndor había ideado.”
Una de las características del libro es que por primera vez, la familia permitió el acceso a los documentos privados del militar alemán. Sobre el bombardeo de la ciudad vasca existía una notable confusión. Algunos creían que había sido incendiada por los propios habitantes de la villa para desprestigiar al general Franco (Guernica no fue bombardeada por mis fuerzas aéreas…, fue incendiada con gasolina por los propios vascos. Comunicado de Prensa del Cuartel del General Franco, 5 de mayo de 1937, reproducido en el libro); otros aceptaban la hipótesis de que había sido bombardeada por más de tres mil aviones, cifrándose en 15.000 los muertos. Tras las investigaciones de Thomas y Morgan-Wits, parece que el misterio quedó definitivamente resuelto la ciudad fue bombardeada por los pilotos alemanes y el número de muertos se puede cifrar en unos mil. Los autores afirman rotundamente que el acto se realizó sin el conocimiento de Franco, “se decidió el domingo 25 de abril, en un campo próximo a Vitoria y tras una conversación entre Von Richthofen y el coronel Juan Vigón, jefe de Estado Mayor del Ejército Norte”. “Si Franco hubiera hecho alguna declaración negando su participación hubiera tenido mejor prensa de la que tuvo después.”
Los historiadores británicos se entrevistaron con algunos de los pilotos supervivientes. Grabaron más de trescientas horas de entrevistas y probablemente el dato más aterrador sea el que ninguno de ellos sentía remordimiento por lo hecho. “Incluso uno comentó que había sido muy divertido.”
La razón que predispuso a Von Richtofen para decidir el bombardeo fue la rapidez con que avanzaban los ejércitos de Franco por el Norte. Si quería experimentar su táctica, tenía que hacerlo de manera inmediata. Posteriormente la sufrirían ciudades como Rotterdam, Coventry, Hamburgo y Dresde, entre muchas otras, durante la Segunda Guerra Mundial. El teniente coronel alemán fue ascendido a mariscal de campo y figuró entre los consejeros de Hitler.
Para Gordon Thomas la lección de Guernica radica en que si se hubiera producido una protesta firme a nivel de Gobiernos, es probable que las atrocidades que se cometieron en la Segunda Guerra Mundial, se hubiesen evitado.
“El libro pretende ser un homenaje a las gentes de Guernica que sobrevivieron a la tragedia”.

Este texto proviene de una entrevista realizada a los autores el 8 de mayo de 1976.

Ir al listado alfabético

Vizcaya.

Monografías de la Guerra de España nº6

VizcayaJosé Manuel Martínez Bande
San Martín, 1971

“Cuando el 31 de marzo de 1937 inician las fuerzas del general Mola la invasión de la provincia vizcaína, comienza un nuevo capítulo de la guerra de España. Madrid aparece ya “lejos” y la atención de todos se vuelve al Norte, allí donde aguarda, si no la victoria final, sí los medios con los que pueda un día el general Franco formar el gran Ejército de maniobra que decidirá la guerra.
Vizcaya, la guerra de Vizcaya, ofrecerá vibrantes episodios de estudio y polémica. Allí está “Euzkadi”, con su Ejército propio y su propio Presidente, que nada quiere saber de nadie; y están las roturas del frente, ante la dureza del terreno y las copiosas obras de fortificación; y está el bombardeo de Guernica, cuya polvareda política va ya aquietándose; y está el “Cinturón de Hierro”, orgulloso e inútil alarde; y está, en fin, la tensión entre las fuerzas que inverosímilmente lucharon juntas, tensión centrada en los últimos momentos alrededor de la posible destrucción de Bilbao.
He aquí una de las secuencias de nuestra guerra más rica en contenido, en pasión y en enseñanzas de todo orden.”

Ir al listado alfabético