Introducción a los Sectores de Tiro

Cuando se visita una zona del cinturón se ven los restos de las fortificaciones de una forma individual, con lo que se tiene una visión muy concreta que no refleja la realidad del conjunto y el motivo por que se construyen en un determinado lugar.

Sector de tiro de Galdakao

Sector de tiro de Galdakao

Una posición defensiva, del tipo que sea, tiene asignado su sector de tiro para cada arma emplazada en el mismo para dar fuego sobre un sector y solaparse con otros sectores, para así cubrir la zona asignada y a las armas allí posicionadas, a su vez esto mismo ocurre entre sectores diferentes, con lo que el apoyo de unos con otros dan consistencia a la línea.

Con la asignación de los sectores de tiro a posiciones pasas a dar un enfoque global y en él se analiza el porqué de las construcciones y el uso para el que se querían emplear, ya sea el corte de un acceso como pasa en El Gallo o Miravalles, que son intersecciones de dos o más carreteras, o como en Arminza, en el que se emplaza un dispositivo para frenar un avance.

Sector de tiro de Miravalles

Sector de tiro de Miravalles

La metodología usada es muy básica y es posible que la amplitud de un sector de tiro asignado a un punto en concreto pueda variar en la amplitud de los grados asignados.

Lo que se pretende es dar un visión del conjunto teniendo en cuenta que la variedad de armas utilizadas tanto en el alcance como en la carencia de tiro varia.

Quisiera agradecer la ayuda prestada para la realización de este trabajo a Plácido Ugarte y a Ritxi Zarate.

Aitor Zenekorta

Sector de tiro de Artxanda

Sector de tiro de Artxanda

Ir a la lista de Artículos publicados

Baile en el Sindicato

Cartel Baile en el Sindicato

Baile en el Sindicato – Cartel

Desde hace unas semanas está al fin en abierto el largometraje Baile en el Sindicato del director asturiano Fran Longoria. Largometraje donde algunos de los miembros de Lubakikoak Elkartea tuvieron la oportunidad de participar poniéndose en la piel de milicianos anarquistas y de requetés de la 6ª Compañía de Álava.

Gran parte del film se grabó en diversas localizaciones del valle de Ayala/Aiara así como también en Maruri, Trapagarán y Belandia, todas éstas poblaciones vizcaínas. Rodada con pocos medios técnicos y económicos este hecho se suplió con mucho trabajo e ilusión. Esperamos que os guste y la disfrutéis.

En el invierno de 1936-1937, en el frente vizcaíno-alavés, milicianos de la CNT llegan al pueblo de Meroño con el objetivo de reforzar las defensas ante el inminente avance de las columnas de requetés; soldados carlistas adeptos a la causa de los sublevados. Alicia, una miliciana anarquista, entablará una estrecha relación con Rosarito, una chica del pueblo, que intentará sobrevivir a una guerra que cambiará su forma de vida para siempre. (FILMAFFINITY)

Título original – Baile en el sindicato
Año – 2016
Duración – 97 min.
País – España
Dirección – Fran Longoria
Edición – Jose Carrillo
Guión – Sergio Balchada
Música – Cedric Brena
Fotografía – Fran Longoria
Reparto – Estibaliz Orbe, Cintia Leon, Xandra García, Javier Alaiza, Nerea Aldazabal, Javier Cortes, Ramon Moro, Mertxe Hernández, Sandra Bermejo, Damian Portka, Samuel Gibert, Sergio Balchada
Productora – Incromedia
Género – Drama. Bélico | Guerra Civil Española. Homosexualidad. Años 30

Batallón Carlos Marx UGT nº4

El batallón Carlos Marx, número 4 de la UGT y 34 del Euzkadiko Gudarostea, nace en Bilbao en la Universidad de Deusto, cuartel general de las milicias socialistas en septiembre de 1936. No permanece mucho tiempo ocioso y el batallón es trasladado a Markina. A finales de octubre va a tener su bautismo de fuego en los combates acaecidos en el monte Akarregi.
Posteriormente, a partir noviembre, el Carlos Marx va a disfrutar de un largo período de tranquilidad que se va a extender hasta mediados de mayo. El motivo no es otro que ocupar las posiciones existentes en el sector Arceniega-Respaldiza en el alavés valle de Ayala. El batallón es alojado en las escuelas de los diferentes pueblos del municipio de Aiara, como por ejemplo la de Menoio, y en casas particulares.
Como hemos comentado la tranquilidad del sector es la tónica general. Salpicada con alguna escaramuza sin mayores pretensiones con el enemigo encaramado a la sierra Sálvada. Las jornadas se suceden en guardias en los parapetos, trabajos de fortificación y patrullas en la denominada “tierra de nadie”.
Un hecho luctuoso protagonizado por milicianos de esta unidad tuvo lugar en las primeras horas del día 19/02/1937. Un pequeño grupo de individuos de la 2ª Compañía con guarnición en la ermita de Etxaurren asesinan en su domicilio al vecino de Menoio José Mendía Menoyo.
A partir de abril se integrará sucesivamente en la 2ª Brigada y en la 9ª brigada. En mayo pasa aformar parte d ella 14º Brigada y acude como refuerzo al Bizkargi. El día 11 de junio actúan las fuerzas rebeldes para hacerse con el cordal del Urkulu, prolongación del Bizkargi y posición de vital importyancia para dar el siguiente paso: La ruptura del Cinturón Defensivo de Bilbao. Para la defensa de este monte estratégico se cuenta con el Carlos Marx que se halla defendiendo Aretxabalagane. Hacia mediodía el batallón debe retirarse detrás del Cinturón ante el acoso al que es sometido por parte del enemigo. Los combates se extendieron durante todo el día y finalmente las fuerzas republicanas perdieron el Urkulu.
La segunda fase del ataque da comienzo al día siguiente. Las fuerzas Nacionales disponen de una atalaya excepcional para dirigir la artillería sobre las defensas republicanas. El día 12 se rompe el Cinturón de Hierro y la suerte de Bilbao está echada. El UGT Nº 4 se retira desesperadamente con cuantiosas bajas entre sus filas para evitar ser copado.
En la capital vizcaína poco se puede hacer ya. Mientras se combate en los altos de Artxanda y santo Domingo, el Carlos Marx pasa a las Encartaciones. A finales de junio el Ejército de Euskadi sufre una nueva reorganización que entra el vigor el día 27. El batallón se fusiona con el Castilla (JSU) pasan a formar parte de la 50ª División vasca como 1ª batallón y dentro de la 155ª Brigada.
Al mando de Juan Ibarrola consiguen alcanzar Asturias tras la debacle santanderina. Allí darán todavía muestras de su valía en la batalla de El Mazucu. Con la caída de asturias el 21 de octubre de 1937 la unidad desaparece.

Sergio Balchada


    Fuentes

  • Archivo Histórico de Euskadi/Euskadiko Artxibo Historikoa (AHE/EAH).
  • De Pablo, Santiago, El pacto de Santoña. Un Epílogo Controvertido a la Guerra Civil en Euskadi, Desperta Ferro Contemñporánea, Nº 9, 2013.
  • Martínez Bande, José Manuel. Vizcaya. Monografías de la Guerra de España, Nº 6. Madrid, 1971.
  • Miñambres Amezaga, Aitor. El Cinturón de Hierro-Bilbao`ko ”Burdin-Esia”. Historias de los Vascos, Blogs Deia, 2012.
  • Miñambres Amezaga, Aitor. Las Encartaciones. Frente de Guerra.En Encartaciones. Los Últimos Días de la Guerra Civil en Euskadi, Museo de las Encartaciones, 2017.
  • Vargas Alonso, F. Manuel. Milicianos. Las Bases Sociales del Frente Popular de Euskadi y Defensa de la República. Tesis doctoral, 2016.

Pasaia 1931-1939.
La memoria de los vencidos

Pasaia 1931-1939
Portugal Arteaga, Xabier
Edita: Pasaiako Udala, 2008

Recoge y analiza cronológicamente los principales sucesos acaecidos en el citado municipio durante la época, concretamente desde la proclamación de la segunda República hasta la finalización del alzamiento militar liderado por el general Francisco Franco.

Ir al listado alfabético

Ante el enemigo. El gudari vigila.
Euzkadi, 25 de diciembre de 1936

Recorte de Euzkadi del 25-12-1936

Publicado en el periódico nacionalista Euzkadi del 25 de diciembre de 1936, página 8

Durante las navidades de 1936, las primeras y únicas de la Guerra Civil en Euskadi, las páginas del periódico nacionalista Euzkadi, órgano de expresión oficial del Partido Nacionalista Vasco y de creencias católicas, estaban llenas de mensajes y recordatorios hacia sus combatientes en el frente.
Este documento de época en forma de recorte de periódico muestra uno de ellos, del día de Navidad de 1936.
Se transcribe el texto a continuación:

Ante el enemigo

El gudari vigila

Nuestros gudaris han permanecido durante la noche del Gabon, y han de continuar en el curso de estos días conmemorados por la cristiandad como fiestas de amor y de paz, en las que el tibio calor hogareño es más grato, enfrente del enemigo, atento a sus movimientos como el que aparece en la fotografía, en la inhospitalidad del parapeto y de la posición, expuestos a las balas del fascismo. Patriota vasco, hombre de sentimientos libres y dignos: No olvides nunca el sacrificio de estos hombres generosos. En su abnegación están puestos también nuestros destinos de pueblo que quiere sobrevivirse con todos sus derechos.

Ir al Índice de Documentos de época

Crónica “Berangoko Burdin Hesiaren Oroimenaren Museoa VII. Urteurrena / Museo Memorial del Cinturón de Hierro de Berango VII Aniversario”

Con motivo de la celebración del 7º aniversario de la fundación del Museo Memorial del Cinturón de Hierro que, con tanto éxito, dirige Aitor Miñambres, fuimos invitados a asistir al evento que se organizó el día 22 de septiembre. El acto consistía en la realización de un museo viviente que representase la vida en retaguardia durante el periodo de la guerra civil en Bizkaia. Para ello se montaron una serie de displays representando diferentes situaciones de la guerra. Junto a nuestros amigos de Frentes de Euzkadi, la asociación Lubakikoak fue una de las invitadas a participar en dicha jornada. Se nos pidió recrear un puesto de la “ertzaña” de 1937 en fechas cercanas a la caída de Bizkaia.
Para ello varios componentes de dicha asociación, uniformados como policías autonómicos de aquellas fechas: pantalón azul “mil rayas”, camisa caqui, correajes y emblemas del Gobierno Vasco, recrearon un puesto policial de guerra.
La “ertzaña”, como se le denominaba en aquella época, fue una policía al servicio del Gobierno de José Antonio Aguirre, dependiente de la consejería de Gobernación, bajo las órdenes de Telesforo de Monzón, creada tras la aprobación del estatuto de autonomía vasco de 1936. Entre sus funciones tenía asignada labores de seguridad y orden, participando, incluso, en las evacuaciones de civiles. Disponía de varias compañías de fusileros e incluso una motorizada.
El stand preparado por nuestra asociación dispuso de varios “ertzañas” ataviados de época, un oficial e incluso un asociado recreando a un miembro de la sección motorizada. También se colocaron diversos materiales para la realización de salvoconductos y permisos. Así mismo, se trasladó hasta el recinto una ambulancia Chevrolet, original de época, propiedad de uno de los asociados.
Junto a nuestro grupo de recreadores participaron otras asociaciones vascas dedicadas al recreacionismo histórico como Frentes de Euzkadi e Intxota Kultur Taldea que desplegaron sus fondos para representar la artillería vasca, la sanidad militar de Euzkadi o la asistencia social. Como curiosidad también se representó un pequeño altar con su capellán de campaña repartiendo bendiciones a gudaris y asistentes.
El director del museo memorial acompañó por los diferentes puestos al numeroso público que se acercó a Berango atraídos por la curiosidad, dando las consabidas explicaciones de lo que representaban.
Una jornada avalada por el éxito que esperamos sea inicio de otras actividades del Museo Memorial dentro del ámbito del recreacionismo.

Plácido Ugarte

Ir a Eventos

Berangoko Burdin Hesiaren Oroimenaren Museoa VII. Urteurrena / Museo Memorial del Cinturón de Hierro de Berango VII Aniversario

Berango, 1937ko Udaberrian.

Con motivo del séptimo cumpleaños del Museo Memorial del Cinturón de Hierro de Berango/Burdin Hesiaren Oroimenaren Museoa se celebra el próximo domingo 22 una recreación de la retaguardia berangotarra durante la contienda.

Entre las 11 y las 15 horas los visitantes al evento podrán disfrutar de varios displays a cargo de las asociaciones de recreación histórica Lubakikoak y Frentes de Euskadi. Además la jornada se completará con dos visitas guiadas a los restos de las fortificaciones del Cinturón que atesora el municipio vizcaíno a cargo del director del museo Aitor Miñambres. Os esperamos.

Cartel Berangoko Burdin Hesiaren Oroimenaren Museoa VII. Urteurrena / Museo Memorial del Cinturón de Hierro de Berango VII Aniversario - 2019

Cartel

El oasis vasco.
El nacimiento de Euskadi en la República y la Guerra Civil

El oasis vasco
José Luis de la Granja Sainz
Tecnos, 2007

Este libro estudia el período histórico comprendido entre dos oasis vascos en la República y la Guerra Civil. El primero fue el oasis católico de 1931, cuando el PNV y el carlismo aprobaron el Estatuto de Estella para aislar a Vasconia de la República española anticlerical mediante un Concordato con la Santa Sede. Fue el famoso Gibraltar vaticanista, denunciado por las izquierdas, que fracasó en las Cortes de 1931. El segundo oasis se dio durante la Guerra Civil en Euskadi, desde la aprobación del Estatuto y la formación del primer Gobierno vasco en octubre de 1936 hasta la conquista de Vizcaya por el ejército de Franco en junio de 1937. Este oasis se manifestó en la ausencia de revolución social y en el respeto a la Iglesia, como consecuencia de la hegemonía del PNV en el Gobierno de Aguirre. El libro abarca también dos famosos pactos, que fueron el prólogo y el epílogo de dicho período: el Pacto de San Sebastián (1930), en el que se gestó la II República en ausencia del PNV, y el Pacto de Santoña (1937), con la rendición de los batallones nacionalistas a las tropas italianas que luchaban en el bando franquista. Fue una coyuntura histórica crucial, pues en ella nació Euskadi como una realidad institucional con el Estatuto de 1936 y el Gobierno vasco, gracias a la alianza entre el nacionalismo de Aguirre y el socialismo de Prieto, artífices de dicho Estatuto. El objeto principal del libro es analizar el proceso de nacimiento de Euskadi en la República y su breve vida en la Guerra Civil. El oasis vasco se publica coincidiendo con el septuagésimo aniversario del bombardeo de Guernica por la Legión Cóndor y la toma de Bilbao por el ejército de Franco. Ofrece una visión coherente y objetiva de la República y la guerra, alejada tanto del revisionismo histórico de unos como de la mitificación de la historia por otros.

Ir al listado alfabético

El Batallón Celta: Os Leóns do Norte

En el Diario Oficial del País Vasco se decreta el 27 de octubre de 1936 la militarización de las Milicias de Voluntarios. Enseguida los diferentes partidos y sindicatos que combaten a los golpistas comienzan a articular una serie de batallones con los que hacer frente a los fascistas. La CNT organiza siete batallones de infantería y entre ellos el CNT Nº6 Celta. Más adelante, en abril del 37, se integra en la 12ª Brigada de la 4ª División como el batallón Nº 30 del Cuerpo de Ejército de Euskadi. La formación del batallón Celta es tardía, corresponde a mediados de noviembre. Tiene su cuartel en el colegio de los Salesianos de Barakaldo. Su comandante es Luis Vázquez Rodriguez nacido en A Pobra de Trives (Ourense).

Miembros del Batallon Celta CNT nº6. Larrabetzu finales de mayo de 1937

Miembros del Batallon Celta CNT nº6. Larrabetzu (Bizkaia) finales de mayo de 1937. El segundo por la izquierda es Manuel Fuentes González de A Pobra do Caramiñal (A Coruña).
Fotografía: FAL (Fundación Anselmo Lorenzo)

El Celta intenta aglutinar a los gallegos residentes en Vizcaya y Gipuzkoa, donde destaca el importante contingente de marineros que viven y trabajan en Trintxerpe (Pasaia, Gipuzkoa). Barrio que se dio a conocer como la quinta provincia gallega. También se hace un llamamiento a los paisanos que, o bien están repartidos por los distintos batallones del Euzkadiko Gudarostea; o bien todavía no se han movilizado como voluntarios de primera hora. Evadidos y desertores del ejército sublevado de filiación izquierdista, grupos que huyen de la represión por mar desde la Galicia.

A principios de diciembre el Celta se despliega en el monte Kalamua, muy cerca de Markina (Bizkaia) y de la raya con Gipuzkoa. La madrugada del día 3 capturan al capitán Juan Barquero Barquero cuando intenta cruzar hacia las líneas enemigas. Este capitán estaba implicado en la fallida trama golpista articulada por los militares en el bilbaíno cuartel de Garellano, y que desde entonces permanecía en paradero desconocido.

Precisamente ese mismo día se hace eco el periódico Euzkadi Roja de la solicitud de una bandera que lleve como emblema algo que simbolice la región gallega. La petición, en nombre del batallón, corre a cargo del capitán Manuel Lampón Ríos (A Pobra do Caramiñal, A Coruña) y del teniente José Paz Dávila (posiblemente también de A Pobra do Caramiñal).

El día 26 de ese mismo mes el batallón entra en combate. Los fascistas atacan en el sector para hacerse con las posiciones más avanzadas del Kalamua, apenas separadas 200 metros las unas de las otras, y que defienden los gallegos del Celta. El embate enemigo es de tal magnitud que produce, en un primer momento, el abandono de los parapetos defendidos. Se topan con uno de los batallones de ANV que sube al monte como refuerzo. Los gudaris del mismo reprueban la actitud de los gallegos provocando que el batallón se recomponga y organice un contraataque mediante el cual retoma la posición abandonada. Soportará los diversos contraataques lanzados por los requetés. Esta jornada fallecen entre otros el teniente Manuel Aguete Lino natural de Loira (Marín, Pontevedra) o el miliciano Andrés Pérez Millán de A Pobra do Caramiñal (A Coruña).

Desde enero de 1937 el frente vasco va a caracterizarse por la tranquilidad después de la frustrada ofensiva sobre Legutio (Araba) por parte republicana. No se contabilizan combates de entidad excepto los habituales paqueos y duelos artilleros, o la pequeñas escaramuzas que para nada modifican el estado general del frente de guerra. Esta tónica va a mudar drásticamente a partir del 31 de marzo de 1937. El general Emilio Mola quiere finalizar de una vez por todas con el frente vizcaíno y emprende una ofensiva que promete llegar a Bilbao en dos semanas. Pero la realidad es que se va a demorarse dos meses y medio la toma de la capital vizcaína.

Cuenta para la ocasión con las Brigadas de Navarra, fuerzas muy combativas y fogueadas. Y también con la inestimable colaboración de la Legión Cóndor alemana y también de la Aviazione Legionaria italiana.

Al inicio de la ofensiva el Celta pasa a defender el puerto de Krutzeta sito junto a la carretera que comunica Legutio con Aramaio en la frontera entre las provincias de Araba y Bizkaia. Cuando los gallegos son relevados de la primera línea por el batallón Eusko Indarra (ANV Nº2), los gudaris nacionalistas deben defenderse de un ataque enemigo en un campo donde yacen muertos del batallón Celta, posiblemente fruto de algún contraataque nocturno o efectuado a la víspera según recoge en su diario el Comandante Pablo Beldarrain.

La progresión del Ejército franquista es lenta. En buena medida debido a la orografía característica del país y al espíritu combativo de milicianos y gudaris. A cada instante la línea del frente se ve modificada y sin apenas descanso los batallones deben acudir a los diferentes frentes abiertos.

Después de disfrutar de un descanso, el batallón acude esta vez al sector de Elorrio (Bizkaia) a finales de abril. En junio ocupan posiciones en el conocido como Cinturón de Hierro de Bilbao. Una suerte de último reducto, de última línea defensiva que circunvala la capital vizcaína; los gallegos van a ocupar diferentes trincheras en un inexorable repliegue que va a mermar profundamente la moral de los combatientes.

Batallón Celta en Larrabetzu

Batallón Celta CNT nº6 en Larrabetzu (Bizkaia)
Fotografía: FAL (Fundación Anselmo Lorenzo)

El 12 de junio el Ejército de Franco ataca y quiebra el Cinturón de Hierro en las cercanías de la villa de Larrabetzu. Esa jornada el Celta participa junto a otros batallones en los choques contra el enemigo una vez rebasa las fortificaciones vascas En un intento por contenerlo y tal vez expulsarlo. No tienen éxito. Una semana más tarde, el 19 de junio, se evacúa Bilbo y la ciudad cae en manos de los sublevados. El Ejército de Euskadi es empujado hacia la provincia de Santander. Sin embargo los gallegos aún tienen tiempo de intervenir en la última batalla en suelo vizcaíno. La batalla del Kolitza. Tiene lugar los días 27 y 28 de julio de 1937. Es un verdadero desastre. A las malas condiciones climatológicas, hay que sumarle la descoordinación entre las diferentes unidades republicanas y a errores de la oficialidad a la hora de tomar decisiones en el diseño y desarollo de la ofensiva. Los milicianos del Celta dejan un buen número de compañeros sobre el terreno.

El batallón ya no vuelve a entrar en acción. Está deshecho después de tres meses combatiendo. Por ello pasa a la reserva estableciendo su cuartel en Colindres (Cantabria). El 23 de agosto del 37 el batallón se desplaza a la villa marinera de Santoña donde tienen nuevas de que el Ejército de Euskadi se está concentrando. Al día siguiente cerca de 15.000 combatientes y 3.000 oficiales se entregan a los soldados del Cuerpo Truppe Volontaire en el que se dio a conocer como el Pacto de Santoña. A muchos de sus milicianos, a los que Castelao apodó como Os Leóns do Norte, les espera la muerte frente a un piquete de ejecución o una longa noite de pedra.

Sergio Balchada

(Artículo publicado en el periódico Novas da Galiza en noviembre de 2017)


Fuentes

  • Archivos
    • Archivo Histórico de Euskadi (AHE).
    • Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca (CDMH).
  • Prensa
    • CNT del Norte.
    • Euzkadi Roja.

Bibliografía

  • Beldarrain, Pablo. Historia Crítica de la Guerra en Euskadi (1936-37). Edición del autor,1991.
  • Cándano, Xuan. El Pacto de Santoña (1937). La Rendición del Nacionalismo Vasco al Fascismo. Madrid, 2006.
  • Jiménez de Aberasturi Corta, Luis Mª. Crónica de la Guerra en el Norte (1936-1937). San Sebastián, 2003.
  • Larraz Andía, Pablo; Sierra-Sesúmaga, Victor. Requetés. De las Trincheras al Olvido. Madrid, 2011.
  • Martínez Bande, José Manuel. Nueve meses de guerra en el norte. En Monografías de la guerra de España, nº4. Madrid, 1980.
  • Miñambres Amezaga, Aitor. El Cinturón de Hierro-Bilbao`kox”Burdin-Esia”. Historias de los Vascos, Blogs Deia, 2012.
  • Pereira, Dionisio. El Trintxerpe Republicano: Génesis de la Denominada “Quinta Provincia Gallega”. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco, nº5, pp. 737-743. Donostia, 2006.
  • Pereira, Dionisio; Fernández, Eliseo. O Movemento Libertario en Galiza. (1936-1976). Vigo, 2006.
  • Portugal Arteaga, Xavier. Pasaia 1931-1939. La Memoria de los Vencidos. Pasaia, 2007.
  • Steer L. George. El Árbol de Gernika. Tafalla, 2002.
  • Talón, Vicente (Dir.). Los Vascos en la Batalla de Santander. Junio-Septiembre 1937. Extras Defensa, Nº 22. Madrid, 1978.
  • Vargas Alonso, F. Manuel. Anarquismo y Milicias de la CNT en Euskadi. Eusko Ikaskuntza, 1996.

Crónica “Balmaseda Hartu Izanaren / La Toma de Balmaseda”

El pasado domingo 18 tuvo lugar en la Kuktur Etxea de Balmaseda la presentación del libro “Memoria Histórica de Balmaseda (1925-1940)” a cargo de sus autores Javier Barrio Marro y Juan Tomás Sáez Iturbe “Pikizu”. El libro editado por el Ayuntamiento de Balmaseda y Harresi Kulturala Elkartea.
A lo largo de aproximadamente una hora sus autores fueron desgranando los entresijos de la publicación. Las numerosas entrevistas que a lo largo de estos años han realizado a los testigos de aquella época, han ayudado a conformar el texto y recuperar la memoria de nuestros mayores, que como es obvio y natural, lamentablemente se van perdiendo.
Como complemento a la presentación, en la plaza de San Juan tuvo también lugar una recreación histórica sobre la toma de la villa por las tropas sublevadas el 29/06/1937. Dicha recreación corrió a cargo de la Asociación Frentes de Euskadi, Lubakikoak Elkartea así como por el Museo memorial del Cinturón de Hierro de Berango/Berangoko Burdin Hesiaren Oroimenaren Museoa.
Pare ello se montaron tres displays: Un hospital de campaña, un puesto de mando del Ejército de Euskadi y una pequeña posición defensiva que cuenta con una ametralladora.
Desde las 11 horas los vecinos de Balmaseda tuvieron ocasión de visitarlos y satisfacer su curiosidad charlando con los recreadores dispuestos en los diferentes displays.
Posteriormente, tras la presentación del libro, Juan Tomás Sáez Iturbe “Pikizu” fue explicando a todos los asistentes el momento histórico que se estaba reviviendo. Los recreadores también dieron unos apuntes sobre los diferentes displays. A continuación se pasó a representar la toma de la villa. Una amalgama de gudaris y milicianos de diferentes unidades en retirada permanecen en el casco urbano coordinando la evacuación de la población civil así como en tareas de orden público.
Los últimos civiles tratan de huir pero la aviación enemiga entra en escena, y una de las bombas arrojadas por ésta impacta en la plaza produciendo algunos heridos que rápidamente son trasladados al puesto médico. Apenas unos minutos después una avanzadilla enemiga hace aparición por una de las calles adyacentes. Se trata de una escuadra de soldados del 3ª batallón del Regimiento Flandes Nº 5. Después de un intercambio d disparos con los defensores la escuadra se retira para regresar con los refuerzos necesarios para lograr expulsar a milicianos y gudaris de sus posiciones.
Sin embargo el cuerpo médico se niega a abandonar a su suerte a los heridos y son tomados prisioneros. Las tropas Nacionales forman en la plaza y el alférez provisional al mando anuncia a los vecinos la ocupación de la villa.
Aplauso de la concurrencia y la consabida sesión de fotos con los espectadores que así lo solicitaron. Fue el broche a una jornada dominical de la que disfrutaron a grandes y a pequeños.

Sergio Balchada

Ir a Eventos