Introducción a los Sectores de Tiro

Cuando se visita una zona del cinturón se ven los restos de las fortificaciones de una forma individual, con lo que se tiene una visión muy concreta que no refleja la realidad del conjunto y el motivo por que se construyen en un determinado lugar.

Sector de tiro de Galdakao

Sector de tiro de Galdakao

Una posición defensiva, del tipo que sea, tiene asignado su sector de tiro para cada arma emplazada en el mismo para dar fuego sobre un sector y solaparse con otros sectores, para así cubrir la zona asignada y a las armas allí posicionadas, a su vez esto mismo ocurre entre sectores diferentes, con lo que el apoyo de unos con otros dan consistencia a la línea.

Con la asignación de los sectores de tiro a posiciones pasas a dar un enfoque global y en él se analiza el porqué de las construcciones y el uso para el que se querían emplear, ya sea el corte de un acceso como pasa en El Gallo o Miravalles, que son intersecciones de dos o más carreteras, o como en Arminza, en el que se emplaza un dispositivo para frenar un avance.

Sector de tiro de Miravalles

Sector de tiro de Miravalles

La metodología usada es muy básica y es posible que la amplitud de un sector de tiro asignado a un punto en concreto pueda variar en la amplitud de los grados asignados.

Lo que se pretende es dar un visión del conjunto teniendo en cuenta que la variedad de armas utilizadas tanto en el alcance como en la carencia de tiro varia.

Quisiera agradecer la ayuda prestada para la realización de este trabajo a Plácido Ugarte y a Ritxi Zarate.

Aitor Zenekorta

Sector de tiro de Artxanda

Sector de tiro de Artxanda

Ir a la lista de Artículos publicados

Museo Memorial del Cinturón de Hierro.
Berango (Bizkaia)

Museo Memorial del Cinturón de Hierro - 01

Museo Memorial del Cinturón de Hierro.
Berango (Bizkaia)

En la Casa de Cultura Berangoeta podemos encontrar este interesante museo. En él tenemos acceso a toda la información relativa a la famosa línea defensiva que circundaba Bilbao para evitar que la ciudad cayese en manos de las tropas sublevadas.
A través de diversos paneles informativos se van desgranando sus características, fases de construcción, sectores en los que estaba dividido; así como también asistimos a los duros combates que finalmente dieron al traste con tan formidable entramado defensivo.
En sus vitrinas también podemos descubrir objetos y uniformes utilizados por los gudaris y milicianos que, parapetados tras sus muros, trataron de frenar el avance rebelde. Objetos de la vida cotidiana, periódicos, armas, documentación, banderas,…
Además, periódicamente se realizan visitas guiadas a esta sala de exposiciones y a los vestigios de este cinturón defensivo en Berango. Se trata de una trinchera de comunicación recuperada a un nido de ametralladoras situados en Mendibe-Areneburu.
Para asistir a las citadas visitas es necesario apuntarse con anterioridad a la misma. Las explicaciones corren a cargo del director del museo Aitor Miñambres, gran conocedor de la Guerra Civil y especialista en lo que concierne al conocimiento del Cinturón de Hierro.
En el año 2016 el museo también ha puesto en marcha el proyecto educativo: Educar para la Paz. Un programa de visitas al museo y a las fortificaciones orientado para alumn@s de la ESO y Bachillerato.

DIRECCIÓN
Simon Otxandategi 64.
48640 Berango (Bizkaia).
Tel: 946682143
Email: burdinhesia@berango.org

HORARIO
Lunes-Viernes: 12-14 y de 17-20 horas.
HORARIO DE VERANO
Julio: 8:00 – 15:00.
Agosto: cerrado.

Museo Memorial del Cinturón de Hierro - 02

Museo Memorial del Cinturón de Hierro.
Berango (Bizkaia)

Fotografías en http://www.berango.net y http://www.uribefm.com.

Ir a Rutas y Visitas

Crónica “Burdin Hesia Ugaon” VI. Historia Astea /
VI Semana Histórica “Cinturón de Hierro en Ugao”

2º año del glorioso movimiento, después de la victoriosa ruptura del Cinturón de Hierro por parte de nuestros compañeros del tercio, nos dirigimos a la toma del pueblo de Miravalles, donde nos han informado los baserritarras cercanos, se encuentra un batallón guipuzcoano, el “Loyola”.
Después de entrar en el pueblo y encontrarlo libre de tropas enemigas y con la población huida al ser zona de combate, decidimos ir hacia el monte, donde intuimos que podrían encontrarse los gudaris. Siguiendo las indicaciones del teniente y con el cristoforo con nosotros, emprendimos el ascenso dispuestos a luchar hasta el fin, cuando de repente oímos una fuerte explosión, en ese momento nos paramos pensando que podría ser nuestra artillería o alguna granada; al ver que no seguían otras explosiones a la anterior, proseguimos la marcha, empezamos a oír voces y una discusión y fuimos subiendo lentamente, para cogerlos por sorpresa.
De repente oímos una 2ª explosión y a la orden del teniente, asaltamos la posición, los dos gudaris que discutían huyeron, perseguidos de cerca de dos compañeros mientras que el resto nos quedábamos rodeados de una gente extraña que se encontraba allí. Por lo que pudimos saber, se trataban de “turistas”, y que era una cosa “normal” subir al monte en fin…, el caso es que nos presentamos explicándoles quienes éramos y como nos vestíamos (cara a que cuando bajaran, supieran a quien tenían en frente y saber que estaban a salvo).
Mientras ocurría todo esto, interrogué a dos mujeres que se hallaban con el grupo y pude saber que toda esta congregación comenzó su viaje en el pueblo, donde les pusieron al cargo de la situación (la caída de Bilbao) y que no se asustaran por si oían alguna explosión, de repente sonó una sirena antiaérea y, junto a un grupo de lugareñas, se fueron del pueblo para evitar el ataque aéreo. Entonces subieron al monte buscando la protección del bosque y fue cuando dieron con el bunker, momento en el cual oyeron la fuerte explosión que nosotros también alcanzamos a oír mientras subíamos; de una zona cercana, les salieron al paso dos gudaris (al parecer zapadores), tosiendo y discutiendo sobre que si se había pasado con la carga de dinamita a la hora de hacer una construcción. Como es normal, estos como nosotros después, se sorprendieron de ese gentío y hasta les quisieron hacer trabajar, para poder frenar nuestro imparable avance por las vascongadas!!!, pero al enseñarles otra explosión atacamos, abortando sus intentos y poniéndolos en fuga.
El teniente, decidió seguirles la pista por otro camino, como preocupación mandamos a Garmendia a que explorase la zona y así evitar posibles emboscadas, este nos informó que vio otra vez a ese grupo tan pintoresco de gente en otro bunker junto con un par de gudaris.
Les estuvo espiando y pudo averiguar sus técnicas de construcción de bunkers y del armamento que tenían, después de las explicaciones se fueron hacia otro bunker por lo que pudo oír y volvió a nuestra zona a informarnos. Con toda esa información que teníamos, nos preparamos para asaltarles con granadas y tomarles la posición, así que avanzamos por una trinchera que parecía haber sido abandonada recientemente y nos acercamos al máximo.
Al oír tiros y creyendo que nos habían visto atacamos con granadas de mano, pero de repente nos increparon que porque atacábamos por ese lado!!! Habrase visto, decirnos el enemigo por donde atacar!!! Después de un poco de discusión, el teniente les indicó que debían girar el bunker hacia nuestra zona o no los atacaríamos hasta que lo hicieran. Ante nuestra negativa a atacar en ese momento, nos dijeron para jugárnosla a una partida de mus y accedimos, a sabiendas de que los compañeros Daniel y Zenekorta eran los campeones de su pueblo y en varios cercanos.
Según nos comentaron estos gudaris, en el pueblo se iba a proceder a una triste acción, la evacuación de los niños hacia Inglaterra para impedir que caigan en nuestras manos…como si no les fuésemos a educar en los buenos y cristianos valores!!!
Al final nos juntamos tanto nosotros como los gudaris y nos despedimos de los turistas… también decidimos proseguir con nuestro avance más tarde.

Mario Luque

Ir a Eventos

Crónica “Burdin Hesia Larrabetzu 1937-2017”

El pasado sábado 10 de junio se celebró, en Larrabetzu (Bizkaia), la ruta guiada a las posiciones del Cinturón de hierro en la zona, dentro de las Jornadas “Burdin Hesia Larrabetzu 1937-2017”. Hubo gran asistencia de visitantes que disfrutaron de una instructiva y entretenida jornada acompañada de un tiempo excelente.
El acto consistía en un paseo por algunos puntos del pueblo y de los montes cercanos. Los asistentes fueron acompañados de un guía que iba explicando cada punto de interés y se contó con la presencia de recreadores que ocuparon dichos puntos de interés, ayudaron al guía en las explicaciones e interactuaron con los visitantes. Además, toda la ruta estaba organizada a modo de visita teatralizada, haciendo sentir a los asistentes partícipes de la situación vivida en el pueblo de Larrabetzu en 1937.
Rebuscando en hemerotecas de viejas publicaciones de guerra, encontramos esta crónica al respecto:

“Por nuestro corresponsal de guerra en la zona:
Extraño suceso en el frente de Larrabetzu.

Larrabatzu, diez y media de la mañana del 10 de junio de 1937.

Todo empezó, en la plaza del pueblo, donde un teniente de la XII Brigada, las tropas que ocupan el pueblo, descubrió un extraño grupo de personas vestidos con aún más extraños atuendos. Decían ser un grupo que venía a visitar las posiciones del Cinturón de Hierro en Larrabetzu y su guía, que participaban en una ruta organizada para ello. El teniente, perplejo, llamó al sargento administrativo del Estado Mayor de la Brigada para informarle de la situación, y de la pretensión de los visitantes. Ambos, sin salir de su perplejidad, decidieron acceder a enseñar al extraño grupo el sistema defensivo en la zona, ya que estaban allí.
Junto al teniente y el sargento del Estado Mayor de la Brigada, en la misma plaza del pueblo, los raros civiles pudieron observar como eran un puesto médico, un puesto de comunicaciones del Ejército de Euzkadi y una posición de Artillería con varias piezas de las que se explicó su funcionamiento.
Tras esto, el teniente pidió al sargento que les condujera a las posiciones en el pueblo y sus cercanías para que las conocieran las personas que habían venido de visita.
En primer lugar, se encaminaron hacia un caserío en las afueras del pueblo, que cuenta en su arquitectura con un pequeño bunker adosado a la pared del mismo y un muro aspillerado que lo une con el caserío contiguo, todo ello a modo de posición defensiva. Los recibieron las tropas del Batallón Abellaneda, nacionalista vasco del PNV, que estaban allí desplegadas. Los participantes en la ruta, como ellos la llamaban, pudieron visitar la posición acompañados por los gudaris.
Más tarde, la excursión acompañada ya, por seguridad ante la cercanía del frente, por las tropas del Abellaneda, se dirigió hacia la serrería del pueblo. Es esta una nave cercana al centro del pueblo que cuenta también con un alto muro aspillerado adosado a su estructura. Un impresionante muro con dos alturas de aspilleras, que lo convierten en una sólida posición defensiva.
La comitiva partió hacia la zona ocupada por el Batallón Celta de la CNT, que compartía posiciones con la II Brigada Asturiana, posiciones que ya se situan en el monte cercano y que serían la siguiente parada. Todos juntos se pusieron en camino hacia allí.
Al acercarse el grupo a las posiciones anarquistas, por un error de identificación, se produjo tiroteo entre las dos tropas que, afortunadamente, no produjo ningún herido entre los combatientes ni entre los civiles.
Tras esta violenta toma de contacto, y tras unos gritos que identificaron a cada batallón, la situación se calmó y los participantes en la “ruta” pudieron observar y hablar con los integrantes del Batallón Celta y de la Brigada Asturiana, visitando también la posición, que consiste en una amplia galería de cemento con aspilleras que termina, en uno de sus extremos, en una posición abierta en la que se ha situado una ametralladora. A la luz de las velas, los asistentes recorrieron la galería y observaron desde donde disparan defendiéndose los combatientes, ante el ataque de los facciosos.
Tras esta última visita, todos los combatientes junto a los civiles visitantes, se encaminaron de nuevo a la plaza del pueblo. Allí, tras formar las tropas y expresar unas palabras de agradecimiento a todas las personas que habían acudido a esta cita, a esta ruta desde otro tiempo, se dio por finalizada la jornada.
Las tropas volvieron a sus posiciones para estar alertas en espera del previsible y ya inminente ataque enemigo, y los extraños visitantes volvieron a sus mundos, allá donde estuvieran.”

Sin duda un gran día en el que los recreadores pudimos disfrutar de lo que nos gusta hacer, y en el que además, lo pudimos compartir con todas las personas que se acercaron para participar en la ruta. Para Lubakikoak, un día disfrutado en la buena compañía de nuestros amigos de Frentes de Euzkadi, de Aitor Miñambres del Museo Memorial Cinturón de Hierro, de nuestros compañeros Miguel Ángel Mendoza y Juan Manuel Guerrero, de todos los demás compañeros y compañeras recreacionistas y de los miembros del Partido Comunista de Euskadi, que nos permitieron disfrutar de las piezas de artillería.

Dani García

Ir a Eventos

“Burdin Hesia Ugaon” VI. Historia Astea / VI Semana Histórica del “Cinturón de Hierro en Ugao”

Desde el próximo día 14 hasta el 18 de este mes de junio, se celebra, en Ugao-Miraballes (Bizkaia), la VI Semana Histórica del “Cinturón de Hierro en Ugao”. Un homenaje a los vecinos de la zona víctimas de la Guerra Civil; una conferencia con el título “¿Se puede ganar una guerra sin armas?” cuyo ponente será el investigador y escritor Iñaki Anasagasti; y una visita abierta a todos los asistentes a las fortificaciones del Citurón de Hierro en Ugao, serán los actos de esta edición. Además, durante la visita al cinturón de Hierro, se contará con un Museo Viviente a cargo de recreadores para que los visitantes puedan observar la vida en las trincheras, así como uniformes, armamento y pertrechos de las tropas de ambos bandos que combatieron en esta zona durante la Guerra Civil Española. Desde Lubakikoak, que estará presente en el Museo Viviente, os animamos a participar en los actos de esta Semana Histórica.

El Cinturón de Hierro era una serie de fortificaciones defensivas que rodeaban la ciudad de Bilbao, intentando protegerla del avance sublevado. En esta zona los combates se desarrollaron en junio de 1937 y, tras una dura resistencia en la zona por parte republicana, el día 17 de dicho mes el frente se derrumba. El 18 las tropas sublevadas entran en Ugao-Miraballes desalojando de las posiciones del Cinturón de Hierro a los últimos rezagados que cubren la retirada republicana.



Cartel y programa "Burdin Hesia Ugaon / Cinturón de Hierro en Ugao" 2017

Cartel y programa


Conferencia “Cuando fuimos refugiados: De Euskadi al mundo”

Formando parte del programa de las Jornadas Europeas del Patrimonio 2016, de Berango (Bizkaia), el historiador Altair Markaida, del Colectivo Burdin Hesia, ofrecerá la conferencia “Cuando fuimos refugiados: De Euskadi al mundo”, sobre la historia de los vascos que tuvieron que huir de su país durante y tras la Guerra Civil Española.

El acto tendrá lugar junto al Museo Memorial del Cinturón de Hierro, el viernes, 21 de octubre. Desde aquí animamos a todos nuestros amigos y amigas a acudir.

Para más información consulta la página de Facebook del
Museo Memorial Cinturón de Hierro.




Crónica de la “Burdin Hesia Ugaon”. V Historia Astea /
V Semana Histórica del “Cinturón de Hierro en Ugao”

La mañana del 19 de junio miembros de la asociación se desplazaron hasta Ugao (Bizkaia), para participar un año más en las jornadas sobre el Cinturón de Hierro organizadas por la asociación Burdin Hesia Ugaon – El Cinturón de Hierro en Miraballes. Este año se han celebrado las quintas jornadas.
Además de charlas y exposiciones, se celebra una visita guiada a los restos que se conservan de la gigantesca línea defensiva que pretendía detener el avance de los sublevados casi a las puertas de Bilbao. Una visita guiada teatralizada en la cual, los visitantes van accediendo a los diferentes fortines recuperados por la asociación Burdin Hesia Ugaon – El Cinturón de Hierro en Miraballes, ocupadas por recreadores caracterizados como gudaris, milicianos, falangistas, requetés, tropas regulares y soldados de infantería.
Los asistentes pudieron disfrutar de la historia de un modo sencillo, ameno y divulgativo; conocer de primera mano la uniformidad de las diferentes unidades recreadas y la vida que a nuestros abuelos les aguardaba en las trincheras. La tensión entre ambos bandos (aunque también dentro del leal a la república) se mascaba en el ambiente y al final ésta desembocó en una pequeña escaramuza que arrancó los aplausos de los asistentes.
Ya de regreso al casco urbano de Ugao, el guía de esta singular visita fue desgranando sus conocimientos sobre los caseríos de la zona y acerca de la caída del formidable cinturón que protegía la capital vizcaína.

Sergio Balchada

Ir a Eventos

Ruta Burdin Hesia / Cinturón de Hierro en Ugao-Miraballes (Bizkaia)

Burdin hesia/Cinturón de Hierro en Ugao-Miraballes (Bizkaia) - 01

Burdin hesia/Cinturón de Hierro
Ugao-Miraballes (Bizkaia)

En Ugao-Miraballes (Bizkaia) se han recuperado los restos de la mítica “maginot” bilbaína, que se comenzó a construir poco después de iniciada la Guerra Civil para defender a la capital vizcaína. Hablamos como no puede ser de otro modo del Cinturón de Hierro.
La ruta da comienzo en el casco Urbano, concretamente en la plaza del ayuntamiento, allí el primer panel nos sitúa sobre el camino a seguir; a continuación comenzamos a encaminar nuestros pasos por la calle Udiarraga para luego proseguir por la calle Landako y más adelante cruzar por la calle Torre de Ugao. Pasamos bajo el nuevo puente ferroviario y llegamos al cruce de la carretera de Zollo con la carretera BI-623, cruzamos la carretera y tomamos el camino cementado que asciende al barrio de Iturrigorrialde. Rematada la pista cementada, continuamos por una pista forestal y alcanzamos al fortín denominado Iturrigorrialde I. Continuamos y llegamos al conjunto fortificado conocido como Iturrigorrialde 2 cuya característica destacable es que consiste en un asentamiento para ametralladora provisto de dos troneras. Más adelante nos topamos con una trinchera, sólo debemos seguirla para alcanzar el conjunto fortificado de Beretxa, que presenta además de un nido de ametralladora algo adelantado, un muro jalonado de aspilleras para fusilería.
Estos tres conjuntos fortificados se encuentran a día de hoy limpios y desescombrados, gracias a la labor de la asociación local Burdin hesia Ugaon-Cinturón de Hierro en Ugao, quienes se ocuparon de su puesta en valor. También disponen cada uno de su respectivo panel con información acerca de lo que estamos viendo.
Desde hace ya cuatro años, en el mes de junio, vienen organizando “La semana histórica del Cinturón de Hierro en Ugao”, con charlas y visitas teatralizadas en los restos de las fortificaciones.
Si continuamos por el barrio de Beretxa por una pista cementada, regresamos al casco urbano de Ugao-Miraballes justamente debajo de uno de los arcos del viejo puente del ferrocarril, todavía en uso, donde encontramos los restos de uno de los cuatro conjuntos fortificados que podemos visitar.

Burdin hesia/Cinturón de Hierro en Ugao-Miraballes (Bizkaia) - 02

Burdin hesia/Cinturón de Hierro
Ugao-Miraballes (Bizkaia)

Después de esta agradable caminata, si restan fuerzas antes del refrigerio de rigor, puede uno visitar el palacio Jane, donde puede toparse con una exposición permanente de fotografías y objetos de la contienda; o tomar una foto de la Casa de Larrea, donde en aquellos azarosos días, se instalaron las oficinas y dependencias de los técnicos e ingenieros que trabajaron en el sector de Ugao.
Por último solamente cabe agradecer a Ritxi Zarate de Burdin Hesia Ugao-Cinturón de Hierro en Ugao los datos facilitados para esta reseña.

Sergio Balchada




Consulta aquí la ruta completa.


Ir a Rutas y Visitas

Vizcaya.

Monografías de la Guerra de España nº6

VizcayaJosé Manuel Martínez Bande
San Martín, 1971

“Cuando el 31 de marzo de 1937 inician las fuerzas del general Mola la invasión de la provincia vizcaína, comienza un nuevo capítulo de la guerra de España. Madrid aparece ya “lejos” y la atención de todos se vuelve al Norte, allí donde aguarda, si no la victoria final, sí los medios con los que pueda un día el general Franco formar el gran Ejército de maniobra que decidirá la guerra.
Vizcaya, la guerra de Vizcaya, ofrecerá vibrantes episodios de estudio y polémica. Allí está “Euzkadi”, con su Ejército propio y su propio Presidente, que nada quiere saber de nadie; y están las roturas del frente, ante la dureza del terreno y las copiosas obras de fortificación; y está el bombardeo de Guernica, cuya polvareda política va ya aquietándose; y está el “Cinturón de Hierro”, orgulloso e inútil alarde; y está, en fin, la tensión entre las fuerzas que inverosímilmente lucharon juntas, tensión centrada en los últimos momentos alrededor de la posible destrucción de Bilbao.
He aquí una de las secuencias de nuestra guerra más rica en contenido, en pasión y en enseñanzas de todo orden.”

Ir al listado alfabético