Maruri-Jatabe
memoria histórica / memoria historikoa 1937-2017

Maruri-Jatabe memoria histórica / memoria historikoa 1937-2017
Plácido Ugarte
Maruri-Jatabeko Udala, 2017

Para conmemorar el 80 aniversario de la Guerra Civil en Maruri-jatabe, el Ayuntamiento ha organizado una serie de actividades entre las que se han encontrado la señalización y visita guiada a los restos de la contienda, una recreación de época, exposición de materiales…y la edición de un folleto explicativo de lo que supuso la república y la guerra en el municipio.
Mediante esta publicación se ha querido rescatar una parte de la historia de los y las maruritarras. Historia prácticamente caída en el olvido pese a que Maruri-Jatabe tuvo el triste honor de ser frente de combate durante casi un mes. Como relata su párroco en un informe redactado tras la ocupación franquista: “…el 8 de mayo del presente año (1937) llegaron las tropas rojas que acudían a reforzar los puestos del monte Jata y establecieron en el pueblo el centro militar de sus operaciones con gran cantidad de material guerrero.” A la batalla del Jata que se dejó sentir en el pueblo entre el 12 y el 19 de mayo de 1937, vino a posteriori ser frente estabilizado entre los dos ejércitos hasta el 14 de junio, quedando entre ambos fuegos. Prueba de ello es la aparición de Maruri o San Lorenzo de Maruri, que de las dos formas se le denomina, en abundantes partes de guerra tanto del bando faccioso, Flechas negras italianas, como en los del Ejercito de Euzkadi: 9ª Brigada vasca, Brigadas santanderinas, Batallones Octubre, Bakunin, Saseta…
En este folleto, limitado en extensión, se ha querido reflejar lo que supuso una época convulsa en lo político como fue la Republica y el drama de la guerra con sus bombardeos, destrucciones, jóvenes llamados al frente, etc.
Lo limitado del texto sirve para una pequeña aproximación de aquellos años, no pudiendo extenderse la narración en muchos datos, historias, documentos…rescatados de los archivos tanto estatales como del ámbito vasco. Sin embargo, se ha tratado de que nada importante quede fuera.
Esta publicación, distribuida de manera gratuita, está a disposición del público, tanto de los habitantes de Maruri, que serán los más interesados, como de cualquier persona interesada en estos temas.

Plácido Ugarte

Ir al listado alfabético

Crónica “Burdin Hesia Larrabetzu 1937-2017”

El pasado sábado 10 de junio se celebró, en Larrabetzu (Bizkaia), la ruta guiada a las posiciones del Cinturón de hierro en la zona, dentro de las Jornadas “Burdin Hesia Larrabetzu 1937-2017”. Hubo gran asistencia de visitantes que disfrutaron de una instructiva y entretenida jornada acompañada de un tiempo excelente.
El acto consistía en un paseo por algunos puntos del pueblo y de los montes cercanos. Los asistentes fueron acompañados de un guía que iba explicando cada punto de interés y se contó con la presencia de recreadores que ocuparon dichos puntos de interés, ayudaron al guía en las explicaciones e interactuaron con los visitantes. Además, toda la ruta estaba organizada a modo de visita teatralizada, haciendo sentir a los asistentes partícipes de la situación vivida en el pueblo de Larrabetzu en 1937.
Rebuscando en hemerotecas de viejas publicaciones de guerra, encontramos esta crónica al respecto:

“Por nuestro corresponsal de guerra en la zona:
Extraño suceso en el frente de Larrabetzu.

Larrabatzu, diez y media de la mañana del 10 de junio de 1937.

Todo empezó, en la plaza del pueblo, donde un teniente de la XII Brigada, las tropas que ocupan el pueblo, descubrió un extraño grupo de personas vestidos con aún más extraños atuendos. Decían ser un grupo que venía a visitar las posiciones del Cinturón de Hierro en Larrabetzu y su guía, que participaban en una ruta organizada para ello. El teniente, perplejo, llamó al sargento administrativo del Estado Mayor de la Brigada para informarle de la situación, y de la pretensión de los visitantes. Ambos, sin salir de su perplejidad, decidieron acceder a enseñar al extraño grupo el sistema defensivo en la zona, ya que estaban allí.
Junto al teniente y el sargento del Estado Mayor de la Brigada, en la misma plaza del pueblo, los raros civiles pudieron observar como eran un puesto médico, un puesto de comunicaciones del Ejército de Euzkadi y una posición de Artillería con varias piezas de las que se explicó su funcionamiento.
Tras esto, el teniente pidió al sargento que les condujera a las posiciones en el pueblo y sus cercanías para que las conocieran las personas que habían venido de visita.
En primer lugar, se encaminaron hacia un caserío en las afueras del pueblo, que cuenta en su arquitectura con un pequeño bunker adosado a la pared del mismo y un muro aspillerado que lo une con el caserío contiguo, todo ello a modo de posición defensiva. Los recibieron las tropas del Batallón Abellaneda, nacionalista vasco del PNV, que estaban allí desplegadas. Los participantes en la ruta, como ellos la llamaban, pudieron visitar la posición acompañados por los gudaris.
Más tarde, la excursión acompañada ya, por seguridad ante la cercanía del frente, por las tropas del Abellaneda, se dirigió hacia la serrería del pueblo. Es esta una nave cercana al centro del pueblo que cuenta también con un alto muro aspillerado adosado a su estructura. Un impresionante muro con dos alturas de aspilleras, que lo convierten en una sólida posición defensiva.
La comitiva partió hacia la zona ocupada por el Batallón Celta de la CNT, que compartía posiciones con la II Brigada Asturiana, posiciones que ya se situan en el monte cercano y que serían la siguiente parada. Todos juntos se pusieron en camino hacia allí.
Al acercarse el grupo a las posiciones anarquistas, por un error de identificación, se produjo tiroteo entre las dos tropas que, afortunadamente, no produjo ningún herido entre los combatientes ni entre los civiles.
Tras esta violenta toma de contacto, y tras unos gritos que identificaron a cada batallón, la situación se calmó y los participantes en la “ruta” pudieron observar y hablar con los integrantes del Batallón Celta y de la Brigada Asturiana, visitando también la posición, que consiste en una amplia galería de cemento con aspilleras que termina, en uno de sus extremos, en una posición abierta en la que se ha situado una ametralladora. A la luz de las velas, los asistentes recorrieron la galería y observaron desde donde disparan defendiéndose los combatientes, ante el ataque de los facciosos.
Tras esta última visita, todos los combatientes junto a los civiles visitantes, se encaminaron de nuevo a la plaza del pueblo. Allí, tras formar las tropas y expresar unas palabras de agradecimiento a todas las personas que habían acudido a esta cita, a esta ruta desde otro tiempo, se dio por finalizada la jornada.
Las tropas volvieron a sus posiciones para estar alertas en espera del previsible y ya inminente ataque enemigo, y los extraños visitantes volvieron a sus mundos, allá donde estuvieran.”

Sin duda un gran día en el que los recreadores pudimos disfrutar de lo que nos gusta hacer, y en el que además, lo pudimos compartir con todas las personas que se acercaron para participar en la ruta. Para Lubakikoak, un día disfrutado en la buena compañía de nuestros amigos de Frentes de Euzkadi, de Aitor Miñambres del Museo Memorial Cinturón de Hierro, de nuestros compañeros Miguel Ángel Mendoza y Juan Manuel Guerrero, de todos los demás compañeros y compañeras recreacionistas y de los miembros del Partido Comunista de Euskadi, que nos permitieron disfrutar de las piezas de artillería.

Dani García

Ir a Eventos

“Burdin Hesia Ugaon” VI. Historia Astea / VI Semana Histórica del “Cinturón de Hierro en Ugao”

Desde el próximo día 14 hasta el 18 de este mes de junio, se celebra, en Ugao-Miraballes (Bizkaia), la VI Semana Histórica del “Cinturón de Hierro en Ugao”. Un homenaje a los vecinos de la zona víctimas de la Guerra Civil; una conferencia con el título “¿Se puede ganar una guerra sin armas?” cuyo ponente será el investigador y escritor Iñaki Anasagasti; y una visita abierta a todos los asistentes a las fortificaciones del Citurón de Hierro en Ugao, serán los actos de esta edición. Además, durante la visita al cinturón de Hierro, se contará con un Museo Viviente a cargo de recreadores para que los visitantes puedan observar la vida en las trincheras, así como uniformes, armamento y pertrechos de las tropas de ambos bandos que combatieron en esta zona durante la Guerra Civil Española. Desde Lubakikoak, que estará presente en el Museo Viviente, os animamos a participar en los actos de esta Semana Histórica.

El Cinturón de Hierro era una serie de fortificaciones defensivas que rodeaban la ciudad de Bilbao, intentando protegerla del avance sublevado. En esta zona los combates se desarrollaron en junio de 1937 y, tras una dura resistencia en la zona por parte republicana, el día 17 de dicho mes el frente se derrumba. El 18 las tropas sublevadas entran en Ugao-Miraballes desalojando de las posiciones del Cinturón de Hierro a los últimos rezagados que cubren la retirada republicana.



Cartel y programa "Burdin Hesia Ugaon / Cinturón de Hierro en Ugao" 2017

Cartel y programa


Burdin Hesia Larrabetzu 1937-2017

Este año 2017 se cumplen 80 años de la ruptura en Larrabetzu del Cinturón de Hierro y la ocupación del pueblo por parte de las tropas franquistas, durante la Guerra Civil Española.
Desde el Ayuntamiento, se considera importante recuperar la memoria histórica y por eso se han organizado una serie de actos, a lo largo del mes de junio. Estos actos incluirán desde rutas guiadas a las zonas de los combates con presencia de recreacionistas mostrando la vida en las trincheras (en la que tomará parte Lubakikoak), hasta proyecciones de cine y documentales, pasando por conferencias, proyecciones, homenajes y otros actos relacionados con el paso de la Guerra Civil por Larrabetzu.
Empezando el día 2 de junio, estos actos se alargarán hasta el día 18 del mismo mes.
Desde Lubakikoak os animamos a asistir y participar en estas Jornadas de Memoria.



Cartel y programa "Burdin Hesia Larrabetzu 1937-2017"

Cartel y programa


Traducción del programa:


Día a día:

  • Día 2:


    – Presentación de la exposición fotográfica “Azken Bataloia” (El Último Batallón). De Mauro Saravia.


    – Documentales de la guerra civil, a cargo Julen Lezamiz y Aritzeder Arregi.


    Lugar y hora: Anguleri, 19:30.
  • Día 8:


    – Conferencia: “Euskal emakumeak gerra zibilean. Cecilia García de Guilarte, gerrako erreportaria” (Las mujeres en la guerra civil. Cecilia García de Guilarte, reportera de guerra). Conferenciante Ana Urrutia.


    Lugar y hora: Anguleri, 19:30.
  • Día 9:


    – Cine: “Baile en el Sindicato”. Presentación de la película por Julen Lezamiz.


    Lugar y hora: Anguleri, 19:30.
  • Día 10:


    – Ruta: Anguleri-Pikene-Serra-Bolunburu.
    Recreación de la vida en las trincheras.


    Lugar de partida y hora: Anguleri, 10:30.
  • Día 11:


    – Declaración del Ayuntamiento.
    Homenaje a la libertad de los ciudadanos.


    Lugar y hora: Udaletxea (Ayuntamiento), 12:00.


    – Homenaje a las milicias de Asturias.


    Lugar y hora: Bolunburu, 13:00.
  • Día 12:


    – “Gerra zibileko laburmetraiak” (Cortometrajes de la guerra civil). Por Iñaki Berazategi.


    Lugar y hora: Anguleri, 19:30.
  • Día 13:


    – Recital a cargo del Coro Gaztelumendi.


    Lugar y hora: Elexaldeko Eleiza (Iglesia de Elexalde), 19:30.
  • Día 16:


    – Conferencia: “Ertzain Igiletua” (Policía Motorizada). Conferenciante Aitor Miñambres.


    Lugar y hora: Anguleri, 19:30.
  • Día 17:


    – “Gerrako Bertsoak” (Versos de la guerra). Itaillen.


    – “Gerrako kantak” (Canciones de la guerra). Los Rocker de Larrabetzu.


    Lugar y hora: Anguleri, 20:00.
  • Día 18:


    – Ruta para escolares, padres y vecinos.


    Lugar de partida y hora: Plaza, 11:00.

Varios días:

  • Del día 2 al 18:


    – Exposición fotográfica “Azken Bataloia” (El Último Batallón). De Mauro Saravia.


    Lugar y hora: Anguleri, de 11:00 a 13:00 y de 18:00 a 20:00.
  • Del día 8 al 18:


    – Exposición “Burdin Hesia” (El Cinturón de Hierro). De la Asociación Karraderan.


    Lugar y hora: Anguleri, de 11:00 a 13:00 y de 18:00 a 20:00.

Para más información visita la página web del Ayuntamiento de Larrabetzu.


Crónica del “Jata Batailaren 80 Urteurrena / 80 Aniversario Batalla del Jata”

Mayo del 37, Maruri Jatabe, la familia Ugarte ha decidido marchar a Bilbao. Llevamos casi un año de guerra y cada vez está más cerca. Bermeo está ya en manos del ejército sublevado y desde Sollube han empezado a bombardear Jata. Es inevitable, en unos de estos días, pasaran por Maruri desde donde se ve caer las bombas en Jata. Las tropas vascas con el apoyo de santanderinos tratan de frenar el avance de los italianos…
Los vecinos y las vecinas que todavía no se han decidido a marchar, se han reunido en la plaza de la iglesia con el alcalde y varios concejales para resolver las mejores opciones posibles. Algunos vecinos increpan al alcalde para que rinda ya el pueblo, otros piden ayuda para ir a Bilbao. Mientras, varios gudaris y santanderinos corren por el pueblo buscando un buen sitio desde donde cubrirse mientras siguen cayendo las bombas.
En mitad de todo el jaleo, irrumpen repentinamente varios soldados italianos y nacionales en la plaza dando inicio a una breve escaramuza con los gudaris y los santanderinos allí presentes que acaban retirándose a la Línea Inglesa. Una vez finalizada la refriega, apareció un italiano despistado preguntando si aquel pueblo era Lemoiz, el alcalde le reveló que aquel pueblo era Maruri Jatabe.
Durante el fin de semana del 19 al 21 de mayo se celebro el 80 aniversario de la Batalla del Jata acontecida entre el 12 de mayo y el 14 de junio de 1937. Tras la conquista de Sollube en los días previos, el siguiente objetivo era Jata siguiendo la carretera de la costa hacia Bilbao.
Durante todos estos días, se sucedieron diferentes combates a lo largo de los montes. La geografía de esta zona, está caracterizada por diferentes montes, Gondramendi, Tollu, JataTxiki, siendo Jata después del Sollube uno de los puntos mas altos desde el cual se tiene muy buenas vistas hasta el Abra.
Tras varios combates, Jata fue conquistada el 19 de mayo por las brigadas italianas y tras continuos fracasos de reconquistarlo por parte de tropas republicanas, se decidió reforzar las defensas de la Línea Inglesa desde la costa de Armintza hasta llegar a Mungia. Finalmente, el 13 de junio cae Mungia y se da la orden de retirarse hasta el sector costero del Cinturón de Hierro.
Con motivo del aniversario, se realizó una recreación tanto civil como militar rememorando aquellas fechas. El sábado, numerosos vecinos y vecinas de Maruri vistieron indumentaria de época para de esta manera interactuar con soldados republicanos, gudaris, requetés, italianos, nacionales entre otros, para mostrar al público asistente lo vivido en 1937. Por último, se proyectó la película, “Baile en Sindicato” de Fran Longoria. El domingo, se realizo una marcha guiada a la Linea Inglesa.
Agradecer al ayuntamiento de Maruri-Jatabe la invitación a participar junto a los compañeros de Frentes de Euzkadi, Aitor Miñambres del Museo Cinturón de Hierro de Berango, Miguel Ángel Mendoza y Juan Manuel Guerrero, pero en especial agradecer a Estanis Fernández y a todo los vecinos y vecinas de Maruri Jatabe por el buen recibimiento.

Ion Ibarguengoitia


    Bibliografía

  • Maruri–Jatabe, memoria histórica-memoria historikoa, 1937-2017. Ugarte, Placido. Maruri Jatabeko Udala, 2017

Ir a la lista de Artículos publicados

Jata Batailaren 80. Urteurrena /
80 Aniversario Batalla del Jata

El próximo fin de semana, del 19 al 21 de mayo, nos espera a todos una cita en Maruri-Jatabe. Con ocasión de la celebración del 80 aniversario de la batalla del Jata, el ayuntamiento de esta localidad organiza, para el próximo fin de semana, unas jornadas repletas de actividades relacionadas con nuestra pasada Guerra Civil.

Comenzamos con una magnífica exposición en la casa de cultura sobre la contienda con todo tipo de objetos, banderas e insignias que harán las delicias de los visitantes. El sábado 20, miembros de esta casa recrearán un puesto de mando republicano a partir de las 17:30 horas, así como también a diferentes unidades del Ejército Nacional. También habrá una taberna de época y alguna que otra sorpresa. Todo en la plaza de la casa de cultura. Los vecinos de Maruri acudirán al evento caracterizados de época y desde aquí queremos animar a todos los visitantes a que también participen enfundándose con vestimenta de los años 30.

A las 19 horas en la iglesia, la proyección del largometraje Baile en el Sindicato. Película en la que ha participado Lubakikoak Elkartea en labores de producción, guión e interpretación y que está dirigida por Fran Longoria.

Las jornadas finalizarán el día 21 con una visita guiada a los fortines y trincheras conocidos como la Línea Inglesa. La excursión sale a las 9:30 horas de la plaza de la Casa de la Cultura.

No os lo perdáis.



Para más información visita la página del Ayuntamiento de Maruri-Jatabe.


El día en que murió Guernica

El día en que murió Guernica
Gordon Thomas y Max Morgan-Witts
Plaza & Janés, 1977

El día en que murió Guernica es un documento humano conmovedor, un relato basado en las declaraciones de quienes vivieron los hechos. Los lectores seguirán, emocionados, los pasos de los protagonistas, todos los cuales amaban Guernica a su modo. La obra es también la historia de la Legión Cóndor, lo más selecto de las Fuerzas Aéreas alemanas, enviadas a España con objeto de prepararse para la inminente gran conflagración. En las últimas cuatro décadas, Guernica ha simbolizado los terrores de la guerra.
“Se bombardean los edificios. Los civiles salen a las calles. Después los ametrallan los cazas. La gente vuelve a los edificios, que son bombardeados de nuevo, y así sucesivamente.” Esta es en síntesis la técnica de la blitzkrieg, experimentada por primera vez en Guernica por la Legión Cóndor, el 26 de abril de 1937. Los autores emplearon 27 meses en investigar los hechos que motivaron el primer bombardeo a una poblacion civil. ¿Dónde aprendieron los alemanes sus técnicas bélicas de exterminio? Parece evidente que fue en España, durante la guerra civil. Guernica era el punto clave para comprender el sistema de ataque que Wolfram Von Richthofen, jefe del Estado mayor de la Legión Cóndor había ideado.”
Una de las características del libro es que por primera vez, la familia permitió el acceso a los documentos privados del militar alemán. Sobre el bombardeo de la ciudad vasca existía una notable confusión. Algunos creían que había sido incendiada por los propios habitantes de la villa para desprestigiar al general Franco (Guernica no fue bombardeada por mis fuerzas aéreas…, fue incendiada con gasolina por los propios vascos. Comunicado de Prensa del Cuartel del General Franco, 5 de mayo de 1937, reproducido en el libro); otros aceptaban la hipótesis de que había sido bombardeada por más de tres mil aviones, cifrándose en 15.000 los muertos. Tras las investigaciones de Thomas y Morgan-Wits, parece que el misterio quedó definitivamente resuelto la ciudad fue bombardeada por los pilotos alemanes y el número de muertos se puede cifrar en unos mil. Los autores afirman rotundamente que el acto se realizó sin el conocimiento de Franco, “se decidió el domingo 25 de abril, en un campo próximo a Vitoria y tras una conversación entre Von Richthofen y el coronel Juan Vigón, jefe de Estado Mayor del Ejército Norte”. “Si Franco hubiera hecho alguna declaración negando su participación hubiera tenido mejor prensa de la que tuvo después.”
Los historiadores británicos se entrevistaron con algunos de los pilotos supervivientes. Grabaron más de trescientas horas de entrevistas y probablemente el dato más aterrador sea el que ninguno de ellos sentía remordimiento por lo hecho. “Incluso uno comentó que había sido muy divertido.”
La razón que predispuso a Von Richtofen para decidir el bombardeo fue la rapidez con que avanzaban los ejércitos de Franco por el Norte. Si quería experimentar su táctica, tenía que hacerlo de manera inmediata. Posteriormente la sufrirían ciudades como Rotterdam, Coventry, Hamburgo y Dresde, entre muchas otras, durante la Segunda Guerra Mundial. El teniente coronel alemán fue ascendido a mariscal de campo y figuró entre los consejeros de Hitler.
Para Gordon Thomas la lección de Guernica radica en que si se hubiera producido una protesta firme a nivel de Gobiernos, es probable que las atrocidades que se cometieron en la Segunda Guerra Mundial, se hubiesen evitado.
“El libro pretende ser un homenaje a las gentes de Guernica que sobrevivieron a la tragedia”.

Este texto proviene de una entrevista realizada a los autores el 8 de mayo de 1976.

Ir al listado alfabético

Plazuela Santos Juanes de Bilbao

Mostramos, en esta sección de Documentos de época, tres momentos en forma de fotografías de la historia de la Plazuela Santos Juanes en Bilbao (Bizkaia).
La primera de ellas documenta la llegada de las tropas republicanas tras la retirada de Gipuzkoa, caída ya en manos enemigas, en Septiembre de 1936.
En la segunda, se observa la entrada de las tropas sublevadas en la ciudad de Bilbao, tras la caída de esta, en junio de 1937.
Por último, en la tercera fotografía vemos el aspecto de la Plazuela Santos Juanes en la actualidad.

Documentos enviados por Aitor Zenekorta


    Fuentes fotográficas

  • Llegada de tropas republicanas a Bilbao tras la retirada de Gipuzkoa:
    Fotografía en: http://tbrus.ucoz.ru
  • Entrada en Bilbao de las tropas sublevadas tras la caída de la ciudad:
    Fotografía en: http://getxosarri.blogspot.com.es
  • Plazuela Santos Juanes en la actualidad:
    Fotografía de Aitor Zenekorta.

Ir al Índice de Documentos de época

La amarga trastienda de los documentos

EL DOCUMENTO

Cuando estamos enfrascados en una investigación consultamos multitud de documentos. Normalmente son fríos papeles redactados en una oficina de un Estado Mayor en base a un requerimiento del frente. Pero esos documentos, muchas veces, encierran nombres o circunstancias que dejan entrever el drama que arrastra una guerra.

Escrito del Batallón 122 sobre las condiciones del alojamiento de las tropas. 15-5-1937

Escrito del Batallón 122.
Archivo Nacional de Euskadi. IRARGI

El documento que nos ocupa participa de ambas premisas: nos informa de una penosa situación en la que se encuentran los milicianos y, por otra parte, nos suministra una serie de nombres que en el devenir de la contienda sufrieron las consecuencias de la misma de diferente manera. En este caso aparecen los nombres de Fidel Fervenza, que expone el problema relativo a las lamentables condiciones de habitabilidad de los alojamientos asignados a su batallón; la firma de José Luis Arenillas, como Inspector General de Sanidad y, por último, el conocimiento de Tomás Mendicoa como Comandante – Jefe de Sanidad de la 1ª División Vasca. Tres nombres, tres destinos trágicos.


EL CONTEXTO

El escrito está fechado el día 16 de Mayo de 1937 en Maruri, en aquella época un pequeño núcleo de la Bizkaia rural, donde la guerra se empezó a sentir desde el día 8 de mayo, cuando por sus calles aparecieron los primeros combatientes, dispuestos a asegurar una nueva línea de defensa ante la previsible caída del monte Sollube. El batallón que refiere las lastimosas condiciones en las que se encuentra es el 122, perteneciente a la 2ª Brigada de Santander. Esta brigada, junto con la 1ª de Santander, había llegado a Bizkaia a finales de Abril como apoyo a las tropas del ejército de Euzkadi que, en esas fechas, se encontraba batiéndose contra las tropas franquistas. Las dos Brigadas santanderinas fueron posicionadas en la zona de Sollube y alrededores en los cruentos combates que tuvieron lugar en dicho monte para, una vez finalizados estos, pasar a la defensa del monte Jata y valle de Butrón.

Milicianos de la Columna cántabra Villarías

Milicianos de la Columna Villarías, formada por voluntarios cántabros y organizada desde Santoña (Cantabria). Parte de sus miembros pasaron a integrarse en el batallón 102, que combatió en la zona de Maruri (Bizkaia).
Fotografía en: https://lasmerindadesenlamemoria.
wordpress.com/

Asignadas a la 1ª División Vasca, cuya jefatura ostentaba Ricardo Gómez, el día 16 de Mayo reciben la orden de ocupar posiciones en los combates que, desde el día 13, se están desarrollando en la zona. La 1ª Brigada será asignada a la defensa del cordal del monte Gondramendi, junto a Mungia, y la 2ª lo hará en el Jata, en cuyas faldas se asienta Maruri.

El 19, ambas brigadas, ahora integradas en la 5ª división de Pablo Beldarrain, fueron arrolladas por las fuerzas italianas de Flechas Negras en Jata y por la Agrupación XXIII de Marzo en Gondramendi. Para descargo de las fuerzas santanderinas debemos decir que el relevo en ambos lugares se desarrolló de forma apresurada, efectuándose el cambio en algunos casos prácticamente la misma madrugada de los combates.

Tras la derrota fueron ubicados en la zona de Butrón: la 1ª en la franja Gatika – Mungia y la 2ª entre Maruri y Lemoiz. A primeros de Junio son enviados a la zona de las Encartaciones donde son encuadrados en la División de Enlace. Tras combatir en suelo bizkaino, sus batallones corrieron diversa suerte, algunos combatieron en suelo cántabro y asturiano, mientras otros, al poco tiempo fueron disueltos o integrados en otras unidades.


LOS PROTAGONISTAS

FIDEL FERVENZA FERNÁNDEZ (1892 – 1941)

Es el comisario político del batallón 122. Este batallón estaba formado por militantes y gente afín a las tesis libertarias de la CNT-FAI de Santander. Esta unidad se formó en Noviembre de 1936 con dos batallones anarquistas denominados “Libertad”. Agregados a la 12ª Brigada Mixta, lucharan en suelo cántabro para, en febrero de 1937, ser enviados a Asturias donde combatirán en la ofensiva sobre Oviedo. Una vez en Bizkaia, como se ha comentado arriba, se unieron a la 2ª Brigada de Santander, junto a los batallones 101 y 102.

Fidel Fervenza se adhirió a las tesis anarquistas desde muy joven. Siempre creyó que el sindicato debía conformar la base de la sociedad. De todas formas nunca fue amigo del uso de la violencia. De hecho era seguidor de las tesis de Ángel Pestaña (representante del ala moderada de la CNT).

Junto a su hermano Francisco(1), comandante de la Brigada y al que inculcó sus ideas, combatió en suelo cántabro, asturiano y bizkaino. Con la caída de Bizkaia continuó luchando en Cantabria hasta la caída de Santander, donde su unidad quedó prácticamente disuelta.

Desde Santander consigue huir a Francia junto a sus hermanas Carmen, Emilia y Sagrario, y su cuñado Emilio Oller, compañero de Sagrario. Residiendo en Francia, son detenidos por los alemanes que devuelven a España a sus hermanas. Sin embargo, Fidel, junto con su cuñado, es trasladado al campo de concentración de Mauthausen, donde debido a las penosas condiciones en las que se hallaba internado fallecería el 15 de febrero de 1941. El documento finaliza con el lema “Salud y triunfo”, desgraciadamente para Fidel no hubo ni una cosa ni la otra.


JOSE LUIS ARENILLAS OJINAGA (1904 – 1937)

Jose Luis Arenillas Ojinaga

Jose Luis Arenillas Ojinaga, Inspector General de Sanidad Militar del Euzkadiko Gudarostea (Ejército de Euzkadi), durante la Guerra Civil Española

El compromiso político de Arenillas le viene de muy joven. Era médico de la cofradía de pescadores de Bilbao. Desde Izquierda Comunista pasó en 1935 a pertenecer al POUM, de ideas trotskistas, del que fue miembro en su Comité Central. Al igual que sucedía con otros dirigentes comunistas de aquellos años, caso del consejero de transportes del gabinete de Aguirre, Juan Astigarrabia, vinculado al PC de Euzkadi, reconocía la existencia de una nacionalidad vasca, tratando de buscar un equilibrio entre las tesis comunistas y la cuestión nacional vasca, como lo reflejó en varios de sus trabajos escritos.

Cuando estalló la sublevación no dudó en incorporarse a las primeras columnas de milicianos que, partiendo de la capital bizkaina, se dirigían hacia la muga con Gipuzkoa. Su profesión médica le llevo a trabajar en hospitales como Urkiola, Ubidea y Otxandiano. Parece que sus dotes como médico y organizador fueron apreciados por el recién constituido Gobierno Vasco, que le nombra Inspector General de Sanidad. Poco antes de la caída de Bilbao, el 19 de junio de 1937, el lendakari Aguirre le designa Jefe de Sanidad. El periplo de Ojinaga siguió los pasos del gabinete de Aguirre en su éxodo por las Encartaciones para finalizar en Santander, donde es detenido en agosto.

Una vez en prisión, tras juicio sumarísimo celebrado en el mes de septiembre, es condenado a muerte acusado por el juez instructor, comandante Montero, de “Auxilio a la rebelión, con la agravante de peligrosidad y la trascendencia de los hechos realizados.”

Fue fusilado el 18 de diciembre de 1937. Junto a él, ese mismo día y en el mismo lugar, compartieron el mismo funesto destino otros insignes personajes del ámbito militar que también habían servido al Gobierno de Euzkadi, como los coroneles Gumersindo Azcárate y Daniel Irezábal, así como el comandante Ernesto Lafuente, jefe de Estado Mayor.


TOMÁS MENDICOA LANZAGORTA (1907 – 1984)

Tomás Mendicoa Lanzagorta

Tomás Mendicoa Lanzagorta, Comandante – Jefe de Sanidad de la 1ª División del Euzkadiko Gudarostea (Ejército de Euzkadi)

Aunque nació en México D.F., pronto arribó a tierras vascas. Estudió medicina en Zaragoza y Salamanca, especializándose en otorrinaringología. Antes de la guerra trabajó en el hospital de Basurto. Al estallar aquella se unió al cuerpo sanitario del Ejército de Euzkadi. Desde el inicio del conflicto se adhiere a la defensa de la República, de hecho, el 21 de julio ingresaba en la sanidad militar, actuando desde el frente de Gipuzkoa hasta el de Asturias, pasando de la graduación de teniente a la de capitán para acabar ostentando el grado de comandante.

Comenzó su andadura como médico del batallón nº 31 “Zabalbide”, en el que también estaba integrado como miliciano su hermano Baldomero. Este batallón, comandado en un principio por Ricardo Gómez y compuesto en su mayoría por gente cercana a Izquierda Republicana, pasó a defender posiciones en el sector de Elorrio en noviembre de 1936. Allí ejercía como teniente médico, encomendándosele la misión, por parte de la jefatura de Sanidad, de hacerse cargo del Hospital de Ganondo situado en la misma villa y, que, a partir de su nombramiento, pasaría a ser considerado hospital de primera línea, como primer centro sanitario al que llegaban los heridos en combate. No debió resultar fácil la gestión de este hospital pues, a finales de este mes, se conmina a Mendicoa para que ponga orden entre el personal sanitario debido a cierta dejadez en el desarrollo de sus labores, amenazando, incluso, desde la más alta instancia sanitaria con aplicar el código militar a quien no cumpliera con sus obligaciones.

Con la ofensiva sobre Bizkaia, , Mendicoa asume el cargo de Comandante médico de la 1ª División, a la que le toco bregar en Mayo del 37 en escenarios complicados como la batalla del Sollube y el Jata. Durante los combates de este último monte está fechada esta carta.

Mendicoa organizó un hospital divisionario, el de Bentades, con personal de la 17 Brigada vasca. Personal escaso, ya que en Mayo pedía un médico, enfermeros y practicantes.

En julio del 37 se encontraba en la zona de Castro Urdiales siguiendo la retirada del ejército de Euzkadi. En agosto es nombrado jefe de sanidad de la 54 División, adscrita al sector de Reinosa, del XV Cuerpo del Ejército. Y en septiembre, ya en tierras asturianas, le vemos organizando, como jefe, los Grupos de Evacuación. A partir de esta fecha se pierde su rastro. Es posible que huyera embarcado en alguno de los navíos de todo tipo que en octubre y desde las costas asturianas transportaron en su huida a dirigentes, entre ellos los vascos que continuaron la lucha, del desbaratado Ejercito del Norte.

Acabada la guerra se encuentra en Francia. El 24 de junio de 1939, desde el puerto de Le Havre, parte en el buque Cuba(2), junto a su esposa Mª Rosario Bacaicoa y otros 82 pasajeros, rumbo al exilio. En este caso Venezuela. El Cuba, tras escalas en Gran Bretaña y la isla de Guadalupe, arribó al puerto venezolano de La Guaira el 9 de julio.

Exiliados vascos en el buque Cuba a su llegada a Venezuela

Pasajeros vascos del buque Cuba a su llegada a Venezuela. Entre los que se encontraba Mendicoa y su esposa.
El pie de foto reza: “Los vascos del «Cuba» rodean a Monseñor Salabria, obispo de la Alajueja (Costa Rica).
Fotografía en: http://jazoera.blogspot.com.es/

Llama la atención que entre el pasaje había 10 médicos, sin embargo, era lógico ese destino para esta profesión. El país caribeño se encontraba desarrollando un programa sanitario en las regiones rurales, prácticamente deshabitadas. Para poner en marcha este proyecto necesitaba erradicar las enfermedades de índole tropical, como el paludismo, la tuberculosis, la antiquilostomasis, etc. que afectaban a esas zonas, antes de repoblarlas. Muchos de estos médicos acabarían poniendo en práctica sus conocimientos en un mundo rural con problemáticas sanitarias desconocidas para ellos.

También debían solventar las restricciones de orden político que el gobierno venezolano, presidido por el general López Contreras, ponía para evitar la entrada de ideas comunistas en su país. Por ello los exiliados españoles eran mirados, por parte de las autoridades, con cierto recelo a su llegada.

Mendicoa desarrolló parte su labor en la zona de Táchira, en la región de Los Andes, al Suroeste del país. En estas zonas agrícola-ganaderas participó en las campañas de lucha contra la malaria. También trabajó para la Central Azucarera venezolana.

Mendicoa no volvió del exilio, falleciendo en Caracas en 1984.


EPÍLOGO

Tres trayectorias vitales trágicas y que resumen el drama de una guerra. Personas que dieron un paso al frente en su compromiso en defensa de sus ideas, desde el desarrollo de sus profesiones en el caso de Arenillas y Mendicoa, y desde el plano militar aun no siéndolo, en el caso de Fervenza. Desplegando su labor en las difíciles condiciones que supone una guerra. Un compromiso que, por avatares del final de la guerra y sus consecuencias políticas, cayó en el olvido, obligado por la dictadura franquista. Es el triste sino de los perdedores.

Merece la pena rescatar del olvido personajes que contribuyeron con su esfuerzo a defender unos ideales que, para ellos, encarnaba la defensa de la República. No son conocidos, no son esos grandes nombres que llenan los libros de historia de la guerra civil, llevaron su trabajo y su esfuerzo desde el anonimato. Sirvan estas líneas para tributarles un pequeño homenaje.

Plácido Ugarte


(1) Francisco Fervenza fue un destacado militante de la CNT de Cantabria. Combatió en Cantabria, Burgos y Asturias antes de recalar en Bizkaia con el grado de comandante-jefe de la 2ª Brigada de Santander. Con la caída del frente norte siguió combatiendo, al mando de diversas unidades, en diversos escenarios bélicos como Teruel, Levante y Extremadura. Detenido en el puerto de Alicante al finalizar la guerra, sufrió cárcel hasta el año 1945. Cuando salió de prisión aun desconocía el trágico final de su hermano.
(2) Este navío partió gracias a las negociaciones del Gobierno Vasco en el exilio, en las personas de Jesús Mª Leizaola y el director de inmigración Julio Jáuregui, con las autoridades venezolanas.


    Fuentes

  • IRARGI.
  • Blog “Las Merindades en la memoria”.
  • Centro Documental de la Memoria Histórica. Salamanca. Documentación de los archivos P.S. Bilbao, Santander y Gijón.
    Bibliografía

  • Cuatro derroteros de la guerra civil en Cantabria. J. Gutiérrez Flórez – Enrique Gudín de la Lama. J. Gutiérrez 2007.
  • Guerra civil en Cantabria y pueblos de Castilla. Jesús Gutiérrez Flórez. Libros en red.
  • Gudaris y rehenes de Franco 1936 – 1943. Diarios. Ed. Alberdania. 2006.
  • La sanidad militar en Euzkadi. Euzko Jaurlaritza. 1937.
    Artículos

  • Jazoera.blogspot.com
  • Los médicos del exilio republicano en Venezuela. José F. Tinao Martin – Peña. HAOL nº 7.
  • Las Brigadas Asturianas y Santanderinas en el frente vasco. Francisco M. Vargas Alonso. Eusko Ikaskuntza. 1997.
  • Médicos vascos exiliados en América en 1937. A.Ercoreca. UPV –EHU.
  • Vuestro y de la causa obrera. Juan Ramon Garai Bengoa. Gara. 2004.

Ir a la lista de Artículos publicados