Crónica del “Intxortako erresistenteen eguna” 2015

En el marco de unas jornadas festivas y de Memoria se desarrolló este evento popular en Elgeta el pasado domingo 19 de abril, rememorando la ofensiva sobre Los Intxortas que trataba de romper el frente vasco en las frontera entre Gipuzkoa y Bizkaia en abril de 1937. Estuvieron representados gudaris y milicianos por el bando republicano y tropas de infantería, regulares, falangistas y requetés por el bando sublevado. En esta ocasión, Lubakikoak recreamos el Regimiento de Infantería de Montaña Flandes nº5.
Antes de comenzar las operaciones, en la zona de reunión del bando sublevado, nos agasajaron con un suculento almuerzo para tomar fuerzas antes de la batalla. Tras esta, y ya en el pueblo de Elgeta, se continuó la jornada con más homenajes y una comida popular, abierta a todos los asistentes, todo ello en un marco festivo y de respeto. Muchas gracias a la organización de estas jornadas que cada año van a más.

Crónica de las operaciones:
Domingo 19 de abril de 1937.
Empezamos a subir hacia el Intxorta de nuevo, para poder quitárselo a los rojos. Conseguimos llegar muy cerca, a la zona de la Ermita de la Ascensión, después que conseguir desalojar a unos gudaris que estaban en las inmediaciones. Allí nos reorganizamos los tercios de requetés carlistas, los regulares y nosotros y proseguimos el avance.
De repente nos empezaron a disparar desde las trincheras enemigas con todo lo que tenían, morteros, ametralladoras, etc… En ese mismo momento y gracias al Altísimo, nuestra aviación apareció y empezó a ametrallar y bombardear sus posiciones, dando unos minutos clave para poder parapetarnos en una zanja y protegernos.
Cuando acabó el ataque de aéreo, comenzó el nuestro: mientras cubríamos el avance con la ametralladora, nuestra unidad se movió al flanco izquierdo para apoyar al resto de batallón y a la unidad de mortero; por su parte, los falangistas también se colocaron en esa posición, mientras que los requetés y los moros lo hacían a nuestra derecha y la batería del Schneider de 75 mm. se posicionaba detrás nuestro.
Comenzaron el ataque los falangistas, los cuales fueron repelidos, aunque pudieron retroceder ordenados gracias a nuestro apoyo. A la vez que esto sucedía, los requetés atacaron por el flanco derecho, llegando muy cerca de la trinchera enemiga, pero nuevamente fueron rechazados y dejaron varios muertos y heridos. Sus compañeros, con gran arrojo y sabedores que Dios les protegía, volvieron al asalto mientras que la primera unidad se retiraba dándoles así un respiro.
Nuestra unidad acudió a cubrir el hueco resultante de la retirada de los falangistas, quedando así un vacío a nuestra derecha, percatándose de ello nuestro sargento, y jugándose la vida en esa acción, fue a indicar a los regulares que se posicionaran en dicho espacio. Al principio no estaban muy por la labor, y tuvo que zarandear a un par de esos salvajes para que acataran sus órdenes.
Viendo otro posible camino para poder acercarse hasta la trinchera enemiga, los falangistas, pasando por detrás de nosotros y dirigiéndose al flanco derecho, pudieron acercarse a distacias de granada de la trinchera y acometieron el ataque a esta. Pero los rojos, al ver semejante ataque de valentía, y desde posiciones escondidas que no habíamos localizado hasta ese momento, acabaron con todos.
Al ver entonces que el enemigo estaba bien posicionado, y que no podríamos tomar tan fácilmente el objetivo, nos retiramos en buen orden, no sin antes rescatar a nuestros heridos.

Mario Luque

Ir a Eventos